Archive for 22 julio 2012

h1

Piratas del Mar de Cortés

22 julio 2012

Desde algún lugar del Planeta Tierra…

-día 1002-   ¡¡¡¡1002!!!!

Supe que me iría de La Semilla al siguiente día de haber sentido una felicidad plena e insuperable; y lo supe sin palabras, sin pensamientos, como un fuerte sentimiento que me invadió completamente y me hizo sentir satisfecho, realizado con mi trabajo y feliz con lo que allí había creado; pero al mismo tiempo, como una paradoja indescriptible me sentí triste y nostálgico, pues también supe interpretar eso como el final de una época bonita, de una época de cambio, que traería consecuencias tan grandes que yo mismo ignoraba su magnitud.

De La Semilla
De La Semilla

No perdí tiempo, todo estaba demasiado claro y al día siguiente comencé a visitar las marinas de la región; acababa de pasar un año desde mi anterior experiencia marinera a través del Océano Pacífico, y como otra nueva sorpresa sentí la necesidad de regresar al mar. Sentía también cierta urgencia por alcanzar cuanto antes la otra orilla del Mar de Cortés y resolver ciertos proyectos inconclusos, pero no quería volar, ni tampoco tomar el ferry, quería aprovechar la oportunidad que me volvía a brindar este obstáculo de 300 millas de agua salada. Entrando ya en plena temporada de ciclones y tormentas tropicales no era fácil encontrar un velero que fuera al sur, la mayoría de ellos migraban en dirección contraria, rumbo a la alta California o Canadá… pasé días recorriendo y dándome a conocer en todas las marinas de San José, Cabo San Lucas y La Paz, y el proyecto parecía cada vez más complicado…

De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla

Pero mi prisa era relativa, y mi “plan”, si es que alguna vez tuve alguno, era terminar en La Semilla todo lo empezado y tomarme después una o dos semanas de balance y reflexión, de tomar el desierto como base para integrar todo lo aprendido poco a poco. Ni modo. El mero día que terminaba mi trabajo allí recibí una llamada de Reguis, un capitán de barco francés, a bordo de un Junco Chino de más de 100 años de antigüedad, navegando en dirección a Panamá, fui a conocerlo, me dijo que saldría al día siguiente, mi cabeza hizo un gesto de afirmación, bienvenido a bordo.

Posteriormente un cúmulo de casualidades (¿de verdad existen o vamos haciendo esfuerzos por crearlas y hacerlas posibles?) hizo que a última hora se apuntaran a la travesía mi buena amiga Sibyl y su hijo Emiliano, completando así la improvisada tripulación. La despedida no resultó menos improvisada, el tiempo transcurrió rápido ese día, reunimos en una cenita rápida y emotiva a todos aquellos que habían formado nuestra familia, rehice mi mochila, levanté la tienda de campaña que durante meses fue mi hogar, coseché verduras para tener algo fresco que comer en alta mar y partimos hacia San Lucas ya bien pasada la medianoche, cuando montamos en el Flying Dragon, la luna creciente iluminaba el fotogénico cabo que separa al Pacífico del Mar de Cortés, nuestra despedida de la Baja California. Cuando el sol volvió a aparecer, repetí una maniobra conocida y casi olvidada: levantamos ancla, alzamos las velas y orientamos la proa en dirección sureste.

De Postsemilla
De Postsemilla
De La Semilla
De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla

A partir de ahí los recuerdos se sucedieron con los matices de la novedad: noches de vigilia, amaneceres y atardeceres, delfines y ballenas, tranquilidad y caos, nervios y relax; todo era nuevo, todo era conocido… y si tuviera que diferenciar con un adjetivo este viaje con respecto a aquel lejano Twin Image, éste sería “informal”, en todas sus acepciones; sí, definitivamente este viaje resultó mucho más informal que el anterior, lo que produjo muchas risas, diversión y buenos momentos, algo de nervios y algún que otro susto. Y así, con tanta variedad sensitiva, en tan sólo tres días alcanzamos la bahía de Puerto Vallarta, Estado de Jalisco.

Fueron en total seis meses viviendo en el desierto, acostumbrándome a él, disfrutando de él, sufriendo con él, queriéndolo y odiándolo; así se entenderá que lo primero que me fascinó de aquella costa tropical fue un cielo lleno de nubes de todos los grises, y unas montañas mostrando orgullosas todos sus verdes… regresaba a un mundo de colores cuando mis ojos ya se habían acostumbrado a los tonos ocres y brillantes del desierto.

De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla

La llegada dio comienzo a una etapa de cambios: el Flying Dragon nunca siguió su curso hacia el Caribe, requería de urgentes reparaciones y llegaban noticias de fuertes tormentas que venían desde el Sur, así que Reguis, Sibyl y Emiliaron decidieron instalarse en la hospitalaria bahía, disfrutando de la singular y adorable familia que acababan de formar. Yo me fui poco a poco desvinculando de la vida en el barco y me dediqué a explorar esa exuberante y novedosa costa tropical, cargada de calor, mosquitos, frutas, lluvias y aventura. Y a un ritmo propio de los trópicos, y con ayuda de la gente tan bonita que iba encontrando por el camino – siempre responsables últimos de la difícil y eterna decisión entre quedarme un día más o seguir caminando- creé una breve y dulce rutina de cocos, yoga, piñas, playa, mangos, masaje, papayas y atardeceres; concediéndome al fin ese periodo de reflexión arrebatado en Cabos por la prisa.

De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla

Hasta que de nuevo un día, picado siempre por ese bicho que me obliga a moverme de un lado para otro, agarré mis cosas y me metí montaña adentro, disfrutando nuevamente de la sensación de libertad que sólo el autoestop puede proporcionarme; aunque el día estaba raro: nadie se paraba, la gente hacía señas incomprensibles, el ambiente estaba enrarecido… esperé y esperé al borde de la carretera hasta que horas después Tomás y Luz se detuvieron, una simpática pareja recientemente deportados de Estados Unidos, amantes de los viajes y las aventuras, detractores de la lógica, me invitaron a subir a su carro, me dieron un tour por esa recóndita región (fábrica artesanal de tequila incluida) y me explicaron riendo que sencillamente nadie se paraba ni se pararía en esa hermosa carreterita de montaña porque era una de las rutas más utilizadas por el narco para bajar su carga hacia la costa y no eran infrecuentes los asaltos, las balaceras y las redadas. Ya todo tenía sentido.

Cayó la noche de por medio, la lluvia arreciaba fuerte, y aún faltaba mucha montaña hasta alcanzar los llanos de Guadalajara, era momento de aplicar en la vida los conocimientos adquiridos en la granja experimental de La Semilla, la tienda de campaña fue mi abrigo, la cena los frutos que el bosque y la tierra me ofrecieron, y el agua toda la que me mandaba el cielo, no necesitaba nada más.

De Postsemilla
De Postsemilla
De Postsemilla

Al día siguiente llegaba a la gran ciudad, sintiendo el contraste fuerte con esta vida rural y nómada a la que me había acostumbrado alegremente, pero me dejé contagiar por el caos y entusiasmo que emanaba todo ese nido de gente y volví a romper todos los planes: pretendía visitar con calma una de las capitales culturales más influyentes del país, recorrer los montes y ciudades coloniales de los estados del centro, ascender a los desiertos del norte, bajar a los valles del golfo… en lugar de todo aquello, la misma noche que llegué a Guadalajara me subí a un coche que me transportaba a una realidad bien diferente.

h1

La Semilla

10 julio 2012

Tepoztlan, Estado de Morelos, México

-día 989-

Esta vez sí he dejado pasar el tiempo sin publicar nada, y sin razón aparente. Creo que llegado un punto uno fluye con el Viaje, a veces se sienten ganas de expresar y compartirlo todo, otras veces se viven momentos más introspectivos. Estos tres meses de “sedentarismo” en La Semilla han supuesto una intensa etapa de aprendizaje y reflexión, un vertiginoso viaje interior sobre un punto fijo del mapa, donde a diferencia de antes, nunca sentí la necesidad de sentarme a escribir sobre ello… hasta ahora.

Todas las flores de todos los días de mañana están en las semillas de hoy”

De La Semilla

Frecuente era el tema a lo largo de todos estos años, mencionado en interminables conversaciones con otros nómadas, y no menos frecuente lo era en conversaciones conmigo mismo… y es que tampoco hace falta salir a dar la vuelta al mundo para darse cuenta de que sufre de problemas serios, basta con leer la prensa de la mañana o dar una vuelta por el barrio; quizá el viaje sólo ayude a cerciorarse de lo que uno ya suponía previamente, a conocer conflictos locales, a ponerlos todos en perspectiva, a relativizarlos.

Y el principal problema de muchos que hemos querido salir a intentar conocer y aprender más de este mundo-nuestra casa, de los que hoy podemos vivir plenamente aquí pero mañana ya veremos dónde, es que el viaje en sí es un antónimo del compromiso con un proyecto concreto. Que del clásico “piensa global, actúa local” nos quedamos a la mitad… si hay suerte.

De La Semilla

Oí hablar por primera vez de La Semilla a 4.000 kilómetros de donde se ubica, cuando un cúmulo de conexiones me llevó a alojar en mi casa al que después sería mi amigo Rai, en una de tantas noches de frío y lluvia en Vancouver. Ya por el segundo té me hablaba de su vasta experiencia trabajando en granjas comunitarias alrededor del mundo, de su diferente organización política, de sus sistemas económicos alternativos, de su potencial social. “No olvides este nombre si algún día llegas a ir por México” -me dijo. Y no lo olvidé.

Ubicado en el extremo sur de la península de Baja California, sonaba a algo como una meta sin competición, sabíamos que estaba ahí, pero no había ninguna prisa por llegar. Poco a poco, disfrutando del camino, Yolotzin y yo recorrimos la Baja, pueblo a pueblo, playa a playa, persona a persona; y sólo cuando intuimos que ya habíamos visto suficiente, sólo entonces llamamos a la puerta.

De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla

La Semilla es el resultado de los sueños, las visiones y el trabajo de gente venida de todo el mundo, que de entre el desierto y el mar lograron crear un espacio para ellos y sobre todo, para todos aquellos que aún no conocían y que todavía estaban por llegar. En los últimos dos años, de un extenso terreno invadido por carrizo, decenas de voluntarios crearon una huerta orgánica, un corral de cabras y gallinas, un bosque de frutas comestibles, una cocina-sala de estar, una planta de compostaje, una ducha y baño ecológicos, y un temazcal, entre otros proyectos. Como en una utópica sociedad, cada elemento está relacionado con todo lo que le rodea y permite funcionar al resto, al tiempo que también se nutre de ello (“la cooperación entre las partes y no la competición, eso es la clave” cita Bill Morrison en su manual Introducción a la Permacultura). Nada se desperdicia: los residuos crean la composta que nutre la huerta, los animales se alimentan de las hierbas y cereales que le sacamos, y éstos vuelven a fertilizar la huerta cerrando el ciclo.

No hay gas ni electricidad, ni se necesitan: las verduras se cocinan en la estufa solar o con leña, o mejor: se comen crudas, la ducha se calienta con el sol y con el agua que sobra se riegan jardines accesorios, etc. Por supuesto, también está el trabajo: hay que tener ganas de que el proyecto salga adelante, hay que verlo, hay que creer en él, y se cree con la mente y con el sudor del desierto sudcaliforniano. Y nada de ello existiría si no fuera por la gente que lo hace posible, una sola persona que crea y se esfuerce podría no hacer mucho, o cansarse rápido, pero cuando del mismo modo tu trabajo repercute sobre los demás y el suyo sobre ti, termina creándose un vínculo comunitario, una responsabilidad tácita colectiva, una verdadera motivación tristemente desconocida para muchos. El resultado acaba por formar un modelo político real, autogestionado, entre personas con iguales derechos y responsabilidades complementarias, con la libertad para tomar decisiones y cambiar o adaptar aquello que no funciona o ha dejado de funcionar; y un clima amigable de apoyo mutuo, crecimiento personal, camaradería y amor. En definitiva, una sociedad con todas las necesidades cubiertas.

De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla

El mismo sistema que se aplica en la granja se reproduce a gran escala con el resto de productores orgánicos locales y artesanos de la región: se construye comunidad, una comunidad donde cada uno ofrece lo que produce o lo que sabe hacer para intercambiarlo en el grupo. Así, nuestras verduras u otras habilidades nos permitieron acceder a un mercado alternativo de pan, lácteos, pescado… todo de la mejor calidad, todo diferente de los productos a los que estábamos acostumbrados. Y mucho más: talleres de capacitación, conferencias, sesiones de yoga, masaje, idiomas, música, arte… donde en muchas ocasiones nunca mediaba el dinero y ambas partes salían beneficiadas del intercambio.

De La Semilla
De La Semilla

Parece que el sistema funciona, y me da la sensación de que me engañaron de pequeño: me dijeron que para comprar tomates tenía que trabajar duro en cualquier tipo de trabajo (que me gustase o no era irrelevante) para tener una cuenta bancaria de la que poder extraer frecuentemente dinero para ir al centro comercial y tener acceso a unos tomates venidos de lugares remotos, cultivados con unas técnicas poco amables con el medio ambiente y trabajados por una gente con unas condiciones laborales mucho menos amables. El hecho de poder plantarme mi propio tomate, de elegir cómo quiero mi tomate o de poder intercambiarlo por otro producto sin dinero de por medio sonaba directamente arcaico y ridículo.

De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla

Con esto no quiero insinuar que abandonemos todos nuestros caminos y nos vayamos al campo a sembrar, o que nos vayamos a vivir a una comuna al margen del sistema establecido; sino simplemente compartir una experiencia de un modelo de vida diferente que me ha resultado realmente enriquecedora. Es muy probable que no me dedique a ello durante el resto de mi vida, o al menos, que no sea mi actividad principal; pero al mismo tiempo agradezco profundamente la posibilidad de haber vivido esta vida por un tiempo; de conocer, experimentar e integrar en mí las bases de nuestra existencia humana, nuestro origen. Al final, me parece importante el saber hacer de todo un poco, saber hacerlo por mí mismo, y sobre todo, ser consciente de que este mundo tan mal repartido en el que nos ha tocado vivir, este sistema político y económico que beneficia a tan poquitos y pisotea a una gran mayoría, depende totalmente de nosotros-consumidores, y no al revés, como siempre nos han hecho creer.

Tómenlo como broma o como amenaza: “Relaje un poco, señor Carrefour, le advierto que sé plantarme mi tomate”.

De La Semilla

Quizás otra reflexión de todo este tiempo, y es un tema sobre el que ya he incidido alguna otra vez en este blog, es lo poquito que realmente necesitamos para ser felices. En una sociedad tan llena de cosas materiales y estímulos sensoriales, una vida sin electricidad, aparatos electrónicos o compras compulsivas nos da lástima y la asociamos a la extrema pobreza; en lugar de considerar sólo por un instante que a veces nos concedemos un festín de placeres superficiales para paliar unas necesidades personales mucho más profundas y reales, imposibles de conseguir en los supermercados, pero accesibles en lugares donde nunca buscamos.

De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla

Por último, en una era donde se impone el pragmatismo, la explotación de los recursos y el beneficio de nuestro trabajo por encima de todo, me ha parecido un gran ejercicio y experimento el practicar exactamente lo contrario. Trabajar a un ritmo mucho más agradable, más inteligente y más respetuoso aún sabiendo que nunca llegaré a ver los frutos de mi esfuerzo, que serán las futuras generaciones de voluntarios las que se beneficiarán de ello, al mismo tiempo que yo me beneficié de todo el trabajo que hicieron los que por ahí pasaron antes que yo. Y de esa semilla de cambio, cambio de concepción de una sociedad, cambio de las relaciones personales y laborales, cambio de las relaciones con la naturaleza y cambio de la relación con nosotros mismos, sí me parece que podamos cosechar los frutos que, con esfuerzo, el mañana podría generar.

De La Semilla
De La Semilla
De La Semilla

“También será posible

que esa hermosa mañana,

ni tú, ni yo, ni el otro,

la lleguemos a ver,

pero habrá que empujarla

para que pueda ser”.

(José Antonio Labordeta)

De La Semilla