Archive for the ‘Singapur’ Category

h1

Singapura: a day of Life

27 septiembre 2010

Y un mes después, cojo esto y lo ilustro, intentando cumplir promesas, quién me lo iba a decir…

Yangun (Birmania) -dia 345-

Vamos a hacer otro experimento: a pesar de las limitaciones tecnologicas producto de la enorme tijera de la censura gubernamental, voy a intentar publicar desde gmail, a ciegas (porque mi blog tambien esta prohibido) desde aqui. Eso significa que no podre hacer retoques para dejarlo bonito, que no voy a subir fotos y que va a ser un rato cutre, pero como decia el poeta “porque a la voz no hay quien la pare”…
Espero me hagais llegar segnales del exito o fracaso del asunto… os diria que 25 dias despues, de nuevo desde Thailandia, haria esos retoques y subiria fotos, pero ya nos vamos conociendo…

Desayuno a las 8am (en serio!), y despues de asistir casualmente a la pooja matinal ofrecida a Kali en el templo Sri Veeramakaliamman de Little India: masala dosa y chai, como en aquellos lejanos tiempos de Kolkata recordados con nostalgia… Las calles tambien estan abarrotadas y la gente tirada por el suelo, pero a diferencia de Bengala, al cruzar la calle abundan los puestos de brochetas, chowmienes y tsing-taos, y durante estos dias tambien los caros moon cakes, tradicionales en esta inminente festividad china. Camino rapido entre las pagodas, los carteles luminosos y las mesas de chinos ludopatas; tengo que cambiar dinero y mon frere Said es el que lo vende mas barato, tiene su “oficina” junto a la mezquita del Sultan, entre shawarmas, tes y kebabs, en pleno corazon de Little Arabia… Y no solo esto, tambien estan los inmensos rascacielos ultramodernos que conforman su skyline sobre templos, iglesias, sinagogas, mezquitas, monasterios y pagodas; estan los impolutos bulevares junto al rio, repletos de marisquerias donde indios con traje y corbata me ofrecen comida y me llaman “sir”; la isla de Sentosa, convertida en un parque de atracciones gigante, pijo y caro; su excelente red de transportes para saltar en cuestion de minutos de una punta a la otra del pais; y por supuesto: los singapurenses, venidos de todos los extremos del globo, residentes en colmenas alejadas del centro, y adictos al trabajo, a la comida callejera y a los centros comerciales.
Esta vez no me centrare demasiado en su pasado, muy similar al de los vecinos: remota isla al extremo de la peninsula malaya, se fundo por el capricho de un rey, y un supuesto leon mitologico le dio nombre. Disputada a lo largo de los siglos entre Malaca, Sumatra y Java, se la quedaron finalmente los portugueses, y luego los holandeses, antes que los britanicos. Su fama de importante puerto comercial atrajo gentes de todo el planeta, principalmente chinos pero tambien arabes, indios y malayos, a lo largo del siglo XIX, que se hacinaban en cienagas y eran diezmados por enfermedades en uno de los lugares mas insalubres de la Tierra. Los colonos mientras vivian entre lujos, aislados en el centro, aterrados por la extrema violencia y la delincuencia del territorio. Todo iba bien para la Corona hasta que en un visto y no visto fue conquistada, humillada y masacrada por el imperio japones; no se libro tampoco de los deseos de independencia que sobrevinieron a la guerra y se incorporo a la naciente Malasia, junto a los sultanatos del norte de Borneo, a excepcion de Brunei. Pero Singapur era diferente, las clases obreras de las distintas etnias habian hecho florecer una cultura y unas ansias politicas que no coincidian con las del resto de la nueva Republica, y de las primeras elecciones salio vencedor el Partido Comunista; poco despues Malasia los expulso, claro, por rojos.
Sin tierras y sin recursos, con miedos y con orgullo, tiraron para delante; desarrollaron intensamente su industria y se hicieron amigos de quienes en el mundo mandaban, concediendoles pequegnos favores y privilegios, florecieron los bancos como setas y… hop! por un magico toque de varita Singapur realizo un triple salto mortal del tercer al primer mundo. Unas ferreas leyes, una sociedad trabajadora y consumista, un estado protector de sus nignos, la prohibicion de la pobreza y del chicle y el desarrollo de la cultura completaron la labor para la creacion de una socidad perfecta.

Su curiosa arquitectura…

De singapur blog comp
De singapur blog comp
De singapur blog comp
De singapur blog comp

… con ventanas genovesas

No disfrute mucho tiempo aquella “perfeccion”, me fui de fin de semana como el que se va al pueblo, desde Kuala Lumpur. Gracias a la hospitalidad de Yao pude conocer de cerca la vida de la comunidad china, asistir a unas jornadas de cultura japonesa (os ensegnaria una foto mostrando el premio que ganamos, pero ay! no va a poder ser) y -todavia no habia hecho mencion a lo mejor que tiene Singapur-, disfrutar hasta el abuso de su excelente gastronomia: como si de una fiesta de despedida tras casi un agno de viaje por Asia se tratase, en solo una calle al azar podia encontrar todos los pequegnos placeres que me ofrecio cada pais por separado: momos tibetanos y curries indios, cocos y pawns, frutas thailandesas y carnes mongolas, hot pots, arroces, noodles, zumos, pasteles, nasis, buffets malayos… ni decir hace falta que comimos como si lo fueran a prohibir.

Siento no tener fotos de la comida callejera, en esos momentos estaba a otros menesteres… ¡pero imaginad cómo era cuando había una galería dedicada a la comida dentro del Museo Nacional! Con esta foto os presento mi nueva adicción frutal…

Si alguno pudo haber considerado que este viaje me habria espabilado un apice, siento decepcionarle: sigo igual de empanado que cuando sali; apurado para no perder mi vuelo a Birmania y tener tiempo para los ultimos preparativos, decidi no quedarme mas tiempo en la capital de la gula y regresar a Malasia, y no fue hasta horas antes de la salida de mi vuelo que me entere que habia estado viviendo un dia por delante del resto de la humanidad, que el 23 era jueves y no miercoles como pensaba, y que tenia solo un dia para espabilar si queria sobrevivir en Birmania.

Evidentemente youtube tambien esta censurado, asi que os invito a comprobar lo gratificante que resulta el “do it yourself” y busqueis alli el corto de “singapura: a day of life” que pretendia agnadir al texto.

(Nota un mes más tarde, desde el internet libre tailandés: mis disculpas, ávidos buscadores, pero no es como había imaginado. El vídeo no está disponible, solo el audio y distinto… cosas del copyright, yo tampoco estoy de acuerdo, pero Sony manda más)

buenos propósitos…
… pero los indios siguen durmiendo en la calle 

Y a continuación un popurrí de Singapur: árabe, chino, hindú, inglés… Singapur en sí mismo:

De singapur blog comp
De singapur blog comp
De singapur blog comp
De singapur blog comp
De singapur blog comp
Yao y yo ganamos un premio por nuestros conocimientos de cultura japonesa:        ¡un pez hecho de tofu!