h1

Navega on-line

15 octubre 2011

Vancouver, BC, Canada

-día 730  –

Y con este capítulo cierro la etapa marítima, arribada a puerto con sustancial retraso.

Será una entrada atípica, de pocas letras y abundante material audiovisual. Sin que sirva de precedente, no serán las palabras las que te llevarán de viaje esta vez, sino esta colección de imágenes y videos cuidadosamente seleccionada para que disfrutes  en varios minutos de una travesía tranoceánica de dos meses de duración, sin soportar el asfixiante calor de las Marianas ni el frío estremecedor del Mar de Bering, sin sentir la humedad en los huesos ni la incertidumbre agobiante de una tempestad en alta mar; sin el exigente trabajo que el viaje requiere ni los gritos de tus superiores, sin tener que estar despierto día y noche… con la comodidad y la certeza de que en el momento que elijas serás capaz de apartar la vista de la pantalla, y en el horizonte aparecerá algo más que un azul infinito, tu cuerpo dejará de balancearse, y tus pies nunca se alejarán de la estable seguridad de la tierra.

De 22 El Pacífico

¡Tuuuuuuuuuuuuuuuup! ¡Soltad amarras, desatad las defensas, encended motores, nos vamos!

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

De 22 El Pacífico

De 22 El Pacífico
Y a partir de aquí… la nada, mi bola de cristal.

Amanecer…

De 22 El Pacífico

… y atardecer.

De 22 El Pacífico

Amanecer…

De 22 El Pacífico

…y atardecer.

De 22 El Pacífico

Pero un día nos esperaba una sorpresa:

De 22 El Pacífico

era el atolón de Maug, en el extremo norte del Archipiélago de las Marianas, un volcán sumergido… toda una maravilla de la naturaleza.

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

Tras él, vendría mes y medio de amaneceres… y atardeceres.

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

Eso sí, ¿creíais que estábamos sólos?

…y ballenas

De 22 El Pacífico

y otros grandes mamíferos

De 22 El Pacífico

Un día, de repente y sin previo aviso, llegó el frío

De 22 El Pacífico

y de esta clásica imagen

De 22 El Pacífico

pasamos a esta otra

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

Esta ya os la sabéis con detalle…

De 22 El Pacífico

…pero no que hasta en esos peores momentos, nuestros amigos nunca nos abandonaron

De 22 El Pacífico

Por nuestra parte, desarrollamos un mecanismo adaptativo al duro trabajo y a la soledad

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

Pero el viaje se hacía largo y empezábamos a demenciarnos y delirar…

(Mar de Bering, temperatura exterior: unos 5 grados C, temperatura del agua: menos)

Por el camino íbamos haciendo más y más amistades

De 22 El Pacífico

Hasta que al fin llegamos a nuestra primera y última escala en todo el trayecto: Unalaska

donde pese a la alegría de avistar tierra firme, el clima nos hizo echar de menos aquellas islas tropicales donde habíamos permanecido tanto tiempo.

De 22 El Pacífico

Unalaska, la más oriental del Archipiélago de las Aleutian, está situada junto a Alaska continental. Habitada durante milenios por el pueblo Aleut, fue visitada por marineros rusos y españoles en los siglos XVII y XVIII, ocupada por los japoneses durante la II Guerra Mundial, evacuada por los estadounidenses al mismo tiempo dejando al archipiélago completamente desierto, y repoblada en las siguientes décadas por pescadores de todas nacionalidades, hasta convertirse en lo que es hoy: una enorme planta enlatadora de pescado, fiesta de los contratos basura, del trabajo temporal, y de la especulación con los precios en el mercado. Aún así, esta pequeña isla-volcán corrió mejor suerte que sus vecinas, víctimas de las pruebas nucleares que se llevaron a cabo durante la Guerra Fría…

Aún así, las Aleutian permiten mirar para otro lado y seguir maravillándose con su particular naturaleza polar

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
Dutch Harbor, Unalaska, 11 de la noche:
De 22 El Pacífico

Salvajismo ¿por parte de quién? y cohabitación

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

Carteles locales…

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

Integración

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

Nos vamos… el día 5 por la noche, perdiéndome la conferencia de este maestro por menos de 24 horas.

De 22 El Pacífico

Despedimos a John Paul en el puerto, que voló directamente a San Francisco, continuando sólo nosotros tres. Conocéis también los detalles sobre cuánto intenté abandonar el barco y recorrer Alaska por mi cuenta, por lo que no volveré a hurgar en la herida. Ésa queda para mi cesto de cosas pendientes.

A partir de ahí, fueron dos semanas más de trayecto hasta Vancouver, que pasaron con relativa tranquilidad, en el ambiente más respetuoso y cordial que el Twin Image había conocido.

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

¡Tierra! Era la tarde del 16 de agosto, Estado de Washington, USA.

De 22 El Pacífico
De 22 El Pacífico

Faltaban escasas horas para llegar cuando de repente, un tronco chocó contra el barco, dañando completamente uno de los motores, un desastre que acarrearía largas y penosas consecuencias durante las semanas y meses que vendrían… Pero eso queda para otro capítulo.

¡LLegamos a Vancouver tras haber navegado por completo el Pacífico Norte! 17 de agosto de 2011.

De 22 El Pacífico

Detalle de la ruta seguida, grabada por la computadora del barco.

De 22 El Pacífico
Anuncios

6 comentarios

  1. Ups, se me olvido completamente…pero veo q no necesitaste lo del enlace, por cierto, me ha encantado tu primer salto al agua, “estilo Adrian” jajajajaj 😉


  2. forma parte de mi encanto 🙂


  3. ADRIAAAAN!!! hace mil años que no te doy señales de vida directamente! y es curioso, porque por uno u otro motivo siempre sales en alguna de mis conversaciones. Estos pilares los pasamos en el pirineo y me acordé de ti. Hablamos con unos amigos de tus aventuras y les dimos tu dirección de blog… Hoy me llama Gerardo para decirme que has vuelto a actualizar: y ahí estás, relatando otro cacho de tu aventura por el océano, ahí es nada! Al comentario de Fatima añadiré que luces un bañador monísimo! jajajjajaja Ah! y cómo llevas el tema del jabón ecológico y greenpeace? como ves, mantengo buena relación con Fátima por Zaragoza desde su regreso… jajajjaja Un fuerte abrazo y un beso bien gordo,ambos cargados de mucho cariño! ESTHER


    • Bueno, bueno, bueno, ¡pero mira quién aparece por aquí!
      ¡Qué bien leer de ti personalmente, Esther! ¿cómo va todo? Así me gusta, que me hagas publicidad, claro que sí 🙂
      Esos temas forman parte del pasado, ahora la vida es bella y fácil (vendrá detallado en próximas entradas, no te preocupes)
      El bañador no está mal, era de lo mejorcito que encontré en las tiendas de segunda mano australianas, pero es la percha lo que le da ese toque glamouroso. Ale, pareja (ahora pa los dos), cuidaos un montón y a ver si dais más noticias de vez en cuando.
      Un besico desde Vancouver


  4. Espectacular compañero. ¡Me dejas sin palabras como de costumbre!

    ¿Envidia? Nooooooooooo, jeje.

    Pena que no vieses a André, pero ya le encontraremos a tu vuelta por algún lar! Mientras tanto, sigue viviendo a tope!

    Un abrazo desde Turquía.


    • ¿Ya llegaste a Turquía? ¿qué tal todo por allá? Mírate que desde Estambul, o sobre todo desde Grecia, cuando es la época, salen un montón de barcos que cruzan el Mediterráneo y siguen de camino a América…
      Suerte en tu nueva etapa, seguimos en contacto.
      Un abrazo!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: