Archive for the ‘Brunei’ Category

h1

La primera de las grandes islas

9 diciembre 2010

Manado, Sulawesi, Indonesia

–día 418-

Por fin, tras más de un año recorriéndolo fielmente, me despego del continente euroasiático, al que tanto debo, para dar paso a las islas…

–  ¿Y eso qué más da? –dirá alguno- que ni eres Robinson Crusoe ni estás en el peñón de Perejil, que Borneo es la tercera isla más grande del planeta.

Pues da. Y mucho. Principalmente por el tema de la planificación, las comunicaciones y el transporte que, salvo los malayos que aún tienen la cosa algo organizada, lo de Indonesia es un desmadre.  A nadie en su sano juicio se le ocurre ir saltando de isla en isla ¡qué tontería! Cada uno en la suya, o como mucho, te llevamos a Java… Qué cabezón, ¿quieres seguir intentándolo, eh? Pues dale, dale, que nos vamos a reír…

El caso es que no siempre fue así, hará como unos 10.000 años, durante la última glaciación, el nivel del agua era bastante más bajo que el actual, y Sumatra y Borneo estaban unidas a la península malaya por un buen pedazo de tierra; esta insignificancia geológica permitió que humanos, orangutanes y rafflesias –la más grande y apestosa de las flores de la Tierra- entre otras muchas especies, se pasearan por la región tranquilamente, y que los tres territorios, separados en la actualidad, compartieran su biodiversidad.

De 16 Borneo blog

Y mientras orangutanes y rafflesias nacían, se reproducían y morían pacíficamente en la selva, los humanos se dedicaban a darse de hostias, que es lo suyo. Pues esta tierra tuvo la suerte o la desgracia de encontrarse en medio de la ruta comercial entre China e India, y junto a las mercancías llegaban con bastante frecuencia religiones y soldados. Eran los tiempos en los que se puso de moda jugar al Risk:

De 16 Borneo blog

La ficha amarilla había conseguido con paciencia y tesón un buen terrenito  que incluía las actuales Borneo y Filipinas. Era el sultán de Brunei.

Pero fíjese usted que la ficha verde, con unas cuantas buenas tiradas, se hizo con toda la zona, y colocó a cuatro soldaditos mal puestos para protegerlo. Se hacía llamar la “Corona Portuguesa”.

De 16 Borneo blog

Fue un visto y no visto, la ficha azul y la ficha naranja, viendo lo fácil que lo tenían le dijeron al verde: ¿pero ande vas, alma de cántaro, ande vas? Y llegaron y se lo quedaron todo. Ahí la cosa se puso seria porque eran los finalistas, pero cuando se temía lo peor, dio la casualidad de que eran eran amigos y vecinos y se dijeron: “chico, que no vamos a discutir, será por islas…” y se lo repartieron: Malasia peninsular para los ingleses, toda la actual Indonesia para los holandeses (¿¿¿en serio son así??? ¡vaya chollo! Mrs. Elizabeth, venga un momentico, que vamos a hablar de negocios usté y yo).

Quedaba sin resolver el norte de Borneo, ocupado todavía por el  maltrecho sultanato de Brunei al que le habían dejado –vaya usté a saber por qué- un pedacico de tierra para que no se quejaran (más tarde se darían cuenta de cómo la cagaron…), y el caso tiene guasa: por ayudar a sofocar (a sangre y fuego, por si quedaba alguna duda) una sublevación local, el sultán de Brunei le concedió a un buscavidas inglés llamado James Brooke un terrenito; hábil vendedor de enciclopedias, el tipo consiguió hacerse en unos años por medio del diálogo con el control de toda la actual Sarawat, y se autoproclamó el rajá Brooke, iniciando una dinastía de varias generaciones de rajás blancos que duraría hasta la II Guerra Mundial. Tras el bochorno inglés en la defensa de Malasia contra los japoneses, los malayos dijeron que ya valía, y toda la región se independizó: a Singapur los echaron nada más iniciar la relación, como ya vimos. Sabah y Sarawat decidieron unirse al menage à trois (ésta última por decisión del último rajá Brooke) a pesar de las protestas de Indonesia y Filipinas; y Brunei, que estuvo a punto de entrar en la Federación, en el último instante el sultán se reunió con el presidente malayo, formó un círculo con sus dedos índice y pulgar derechos alrededor de sus labios, y le dijo: “prrrreeeett”.

De 16 Borneo blog

Y ustedes dirán: “¿y cómo pudo sobrevivir ese paisito del tamaño de la comarca del Jiloca, sin tener más que palmeras, charcas, cocos y…?

¡Y petróleo! A raudales, sin talento, como si entre todos los bichos del Jurásico se hubiera puesto de moda ir a enterrarse a Brunei. Cientos de miles de barriles que salen cada día en las cuatro direcciones. No tienen otra cosa, pero viven del petróleo y petróleo comen, derrochando ese dineral en todo tipo de lujos y chorradas (los que pueden, como siempre, porque los pobres son tan pobres como en cualquier otro lugar).

–          Que digo yo… que eso se acabará algún día, ¿no?

–          Pues supongo, dicen que en unos veinte años, pero por ahora no parece importarles demasiado… ¡Fiesta, fiesta!

En verdad, lo que se dice fiesta, allí poca. El alcohol está terminantemente prohibido y castigado, y el juego, y comer chicle, y la libertad de expresión y la democracia… básicamente todo lo que no sea comer y rezar. Y a las 5 de la tarde Brunei se muere, y ya no quedan ni perros por las calles. Mañana, más.

(Recibimiento al llegar a Brunei, no es coña)

Gracias, Shell, por tu labor contribuyendo a hacer un mundo mejor

Traducción: durante los últimos 30 años, las instalaciones submarinas de Brunei Shell Petroleum’s han formado el más magnífico arrecife artificial del Mar de la China Meridional […]. Este proyecto ha sido galardonado y premiado como un ejemplo desarrollo sostenible: naturaleza e industria en armonía.

De 16 Borneo blog

De 16 Borneo blog
De 16 Borneo blog

Mezquita Sultan Omar Ali Saifuddin, Bandar Seri Begawan, Brunei

De 16 Borneo blog

Por ese alegre lugar empecé mi recorrido en la agradable compañía de Dabi y Clara, tras otro ultrafugaz paso por Kuala Lumpur. Había poco que hacer en Brunei mas que satisfacer una curiosidad morbosa, y los tres días que estuvimos fueron casi demasiados.

De 16 Borneo blog

Recién casados en Kuala Lumpur

De 16 Borneo blog

Borneo es muy grande, y nos centramos en Sabah… curioso lugar. No sé cómo se lo han montado pero el turismo en Sabah está prácticamente controlado en su totalidad por la mafia de las agencias turísticas y derivados.  Si no formas parte de un tour organizado, viendo vaciarse tus bolsillos a la velocidad a la que se está deforestando la selva, el viaje por Sabah se convertirá en un derroche de tiempo y energías.

De 16 Borneo blog
De 16 Borneo blog

¿¿¿¿¿Cómorl????  ¿200€ por subir una montaña?  ¿100€/barba por el fin de semana en una cabaña en la selva? ¿otros 200€ por bucear en las Sipadan? Pues va a ser que no, señores malayos, pa’ vosotros. Me voy a Indonesia.

Por cobran, cobraban hasta la “tasa de conversación”, eso sí, qué labia…

De 16 Borneo blog

De 16 Borneo blog

Monte Kinabalu

De 16 Borneo blog

Vimos cosas, faltaría más, y fuimos encontrando el “truco” a tanto tocomocho: nuestros desplazamientos siempre fueron en autostop, con emotivos encuentros y surrealistas experiencias; nos conformamos con patear las faldas del monte Kinabalu, disfrutando de sus vistas y sin darnos el palizón (será por montañas gratis…), visitamos el Centro de Rehabilitación de Orangutanes de Sepilok (ahí sí que tuvimos que morir al palo, ¡pero es que son tan monos…!), nos adentramos por libre por la jungla del Kinabatangan, e hicimos el esperado Open Water Course (el curso que nos acreditará para bucear en aguas de todo el mundo) y algunos fun dives en la isla de Mabul… como lo más destacado.

En la pick-up, ¿qué mejor forma de apreciar el paisaje?

De 16 Borneo blog

Nuestros conductores, que se desviaron casi 100 km de su destino para acercarnos a Semporna, sin palabras…

De 16 Borneo blog

¿Cuál de las dos evolucionó hacia especie inteligente?

De 16 Borneo blog

De 16 Borneo blog
De 16 Borneo blog

En definitiva, Borneo no decepcionó, sus paisajes son espectaculares, así como su biodiversidad y sus gentes (por mi experiencia, desmiento la mala fama que se han creado los malayos entre los mochileros del sureste asiático, y junto a la alegría y desvergüenza de los filipinos, han sido una de las mejores caras que me ha mostrado la isla).

Helecho de buen año

De 16 Borneo blog

Proboscis

De 16 Borneo blog

De 16 Borneo blog

Callos malayos

De 16 Borneo blog

De 16 Borneo blog
De 16 Borneo blog

¡Hostia, Tobo, una de los escafandra!

(con cariño para todos esos fans de Los Gandules, somos más de los que se atreven a reconocerlo)

De 16 Borneo blog

Certificados!

De 16 Borneo blog

De 16 Borneo blog
De 16 Borneo blog

Pero también duele mucho ver el resultado de la deforestación de la selva para extender el infame y ubicuo monocultivo de palma (entre los años 1980 y 1990 se talaron más árboles en la isla de Borneo que en todo África y la Sudamérica juntas –fuente wikipedia-); como también es triste ver en lo que han querido convertir el turismo de la región y a quién quieren y a quién no.

No obstante, en tan buena compañía, es imposible que haya sitio malo.

De 16 Borneo blog
Anuncios