Posts Tagged ‘Autostop’

h1

¡Ábrete una puerta!

21 marzo 2011

Las uvas no dan para mucha novedad, así que toca empezar a recuperar el cajón de los recuerdos y publicar algunos textos que os debía

Al sur de Margaret River, Western Australia

-día 525-

Todo empieza con la extensión de la primera falange, manteniendo el resto en hiperflexión, mano derecha, habitualmente. ¡Chas! Se establece la primera comunicación, ahora solo toca esperar…

¿Cómo será esta vez? ¿Esperaré mucho? ¿Será el primero? Mmm… apuesto por el octavo… mira, ahí viene uno, saca tu mejor sonrisa, rrrrrrrrrraunnnnnnnn… ya lo sabía: será el octavo.

Uno tras otro van pasando a mi lado, algunos muy cerca, otros se separan, algunos miran divertidos, otros me ignoran, unos pocos miran con asco, con pena… Éste viene despacio, es el sexto, echa el intermitente izquierdo, se detiene sobre el arcén, baja la ventanilla, y sonríe:

–  Hi mate, where are you going?”

– Karridale,

– Cool, jump in!”

Otra vez funcionó, el amor hacia la persona desconocida de nuevo pudo con el miedo, las ganas de ayudar al prójimo vencieron a la desconfianza. Al llegar a Karridale, Wayne reflexionó, y decidió que no le importaba hacer 50 km de más por ayudar a las dos personas que acababa de conocer; la conversación resultaba interesante y entretenida, y aunque venía de hacer un largo viaje ya sabía lo que le esperaba en su destino: el silencio de una casa vacía y la compañía del televisor. Sin embargo, aunque había vivido más de 30 años en la zona, no sabía lo que había al otro lado de los viñedos.

Ya hemos llegado, estas son nuestras tiendas, ¿nos dejaras al menos invitarte a una cerveza, ¿verdad?, no soy muy sociable -dijo Wayne- ¡pero qué importa, vamos! Y sentados en los sillones con el resto de jornaleros de diferentes países pasaron las horas, entre risas e historias. Ya bien entrada la noche, el amable conductor se despidió, alegre y confuso, ¿qué había pasado? ¿cómo he llegado yo hasta aquí? Sólo me faltaban 10 km para llegar a casa y de repente mi rutina dio paso a un surrealismo extraño y divertido. ¡Adiós, chicos, muchas gracias por todo! Seguramente volveré mañana, pero esta vez dejadme que sea yo quien aporte las cervezas.

Y las luces rojas del coche desaparecieron veloces por la pista de arena que conducía al camino principal.

De abrete puertas

Esta no es más que una de tantas bonitas historias que ocurren tras enseñar el dedo en el arcén de una carretera cualquiera. Nuestro coche había muerto tras una rápida agonía de ruido y humo, a tan sólo 50 km de los viñedos donde supuestamente íbamos a trabajar, justo el día antes de comenzar. Y lo que a priori era una horrible noticia, puesto que sin vehículo estábamos totalmente incomunicados en este desierto de viñas, ese contratiempo favoreció que Ulysses, Xavier y yo, grandes amantes del autostop con miles de kilómetros a lo largo y ancho del planeta y un buen puñado de historias divertidas a nuestras espaldas, desempolváramos nuestros pulgares y recuperásemos esta bella manera de desplazarnos por toda la región.

¿Parasitismo? ¿falta de vergüenza? ¿avaricia? ¿miseria? La opinión pública quizás pueda creerlo así, pero nuestra experiencia lo describe de manera muy diferente: como otra modalidad de viaje sostenible, una sencilla manera de facilitar la comunicación y el conocimiento entre desconocidos, de aprender de los extraños, de creer más en la gente. De darse cuenta de una vez por todas de que el mundo está lleno de buenas personas, aunque cueste, aunque nos bombardeen diariamente con imágenes de horror e historias que generen pánico a lo desconocido. Es una de las lecciones más importantes que el viaje me ha enseñado: que la mayoría de nosotros, en Suiza o en Nepal, en los pueblos de Laos o en el centro de Beijing, tenemos una sana curiosidad de de aprender cosas nuevas, de saber cómo viven las personas que vienen de otros lugares, de compararnos… y de ayudarnos. Es algo innato de la condición humana: todos nos sentimos bien ayudando a otras personas, de la manera que podemos, resulta una agradable y satisfactoria sensación, pero antes hay que luchar contra nuestros miedos y complejos, contra la desconfianza y la inseguridad.

De abrete puertas

Y una de las mejores escuelas especializadas en la materia es el autostop. Un minuto de reflexión me hace sonreir: y recuerdo a los amables camioneros polacos, a los conductores argentinos que querían que les cebase su mate, a los dos amigos malayos que sin decirnos nada se desviaron 200 km de su destino para dejarnos allí donde queríamos ir, o a aquellos otros que en lugar de llevarnos a donde íbamos, dieron media vuelta hacia su casa para hacernos disfrutar de una gran comida familiar; me acuerdo de aquella atípica pareja: él, un ex-vagabundo comunista de la meseta castellana que vivía entre cartones, ella, su mujer, una trabajadora social 20 años más joven, que se enamoró y lo llevo a su casa antes de casarse con el; o de aquel conductor marroquí que en su juventud había viajado siempre en autostop, y ahora, poseedor de un vehículo, recogía a todos los autoestopistas que veía; y ese empresario francés enfundado en un traje conduciendo un coche último modelo que tanto dudó en tomarme o no, y al final resultó tan agradecido; también me acuerdo de un camionero español al que paró la policía cerca de París y tuve que hacer de intérprete consiguiendo que no le multaran, o de un médico que venía de hacer tres días de guardia continua, y que probablemente se hubiese dormido sobre el volante si no le hubiera tomado el relevo en la conducción, o de aquel alemán que terminó tan contento de haber podido practicar su olvidado español durante los últimos 600 km… y de tantos, tantos otros. Y cómo no, me acuerdo del coche-pollo.

De abrete puertas
De abrete puertas

Todos ellos, tan diferentes entre sí, tienen algo en común: quisieron ayudarme, y no sólo eso, tras el trayecto, la gran mayoría quedaron incluso agradecidos y me llovían invitaciones: a comer, a dormir, a viajar de nuevo cuando quisiera, a aceptar un regalo… Nunca podré agradecerles personalmente todo lo que hicieron por mí, pero aún guardo su mensaje y el aprendizaje de tantas horas recorriendo los caminos del mundo.

De abrete puertas

Un buen amigo dice que lo que más le gusta del autostop es que se brinda a la gente una sencilla oportunidad de ayudar a los demás, y es muy cierto, pero sólo es el principio… lo que viene a continuación, lo que ocurre entre las coloridas paredes de chapa cambia cada vez que se salta de un vehículo a otro. Y en cada uno, una historia…

De abrete puertas
De abrete puertas
De abrete puertas
De abrete puertas
De abrete puertas

Una puerta se abre, ¿quieres subir?

De abrete puertas

SEMOS INTERNACIONALES  !!!!
Mi amigo Xavier, con el que viajo desde hace algunas semanas en Western Australia, me pidio el articulo para traducirlo en frances y colgarlo en su propio blog, cosa que evidentemente acepte complacido. Aqui la version francesa:
http://www.tourto.fr/2011/03/pourquoi-lautostop/?lang=fr

h1

Superando objetivos

13 noviembre 2009

Moscu, 12 de noviembre -dia 26-
(Esta entrada fue escrita y deberia haber sido publicada el 6 de noviembre, por problemas de tiempo y acceso a internet no he podido hacerlo hasta ahora, reclamaciones, sugerencias e insultos son admitidos)

¨Son las tres de la tarde y vamos en un camion directos hacia Tallinn, apenas nos faltan 200km para llegar al primer destino que me habia marcado en este viaje, fin del tramo europeo que, salvo excepciones, he recorrido en autostop, tal y como tenia planeado. ¡Cuantas noches soñando y cuantos momentos de divagacion he pasado este verano imaginando como seria esta etapa, francamente la unica en que pensaba concretamente; el resto, lo que vendria despues, la verdadera esencia del viaje, se mantenia en mi mente como un abstracto, algo en lo que podria pensar una vez realizada esta introduccion.
Pienso que ¨tranquilo¨ e incluso ¨facil¨son dos adjetivos que podrian calificar este tramo de viaje. Reconozco que mientras todo esto se mantenia como un proyecto, a veces tenia miedo; miedo de la incertidumbre, de no etar quizas preparado para esta empresa, de ese ¨quiero y no puedo¨que en ocasiones sentimos todos. Por eso este viaje tenia que comenzar a lo grande: atravesando a pie el Pirineo, y recorrer en autostop los mas de 4000 km que me separaban de la frontera rusa. Un reto, si, que me ayudara a prepararme fisica y mentalmente a lo que queda por venir.
Y como cada vez que uno cumple un objetivo, hoy es un momento de sentir una merecida satisfaccion y de creerme mas preparado para afrontar los buenos y malos momentos que el viaje deparara…¨

De Varios
h1

Estados Balticos

5 noviembre 2009

Riga (Latvija) / dia 19

Habia puesto todo mi carinyo durante este ultimo rato en escribir esta nueva etapa del viaje, pero al ir a publicarlo, mi ordenador, en un exagerado alarde de personalidad, se ha apagado y me lo ha borrado todo… En fin, hay que saber encajar las criticas… en verdad a mi tampoco me estaba gustando mucho esta entrada…

Asi que como una imagen vale mas que mil palabras, ahi os dejo unas cuantas que habia colgado antes: de nuestro Couchsurfing en Vilnius (si, lo que parece una okupa, con la diferencia de que en las okupas suele haber mucha menos gente), os lo digo con todo el carinyo chicos, sabeis que la gozamos esos dias: lituanxs, muchos lituanxs, otrxs mochilerxs de por aqui y por alli, y nosotrxs… pasamos un par de dias visitando la ciudad, aprendiendo de la historia y la cultura de estos pequenios paises, impregnandonos del fuerte nacionalismo que los caracteriza exaltando sus diferencias desde el multiculturalismo con los paises que los rodean y rechazando y criticando duramente todo lo que huela a sovietico, deseando integrarse en la Union Europea y vivir de espaldas a Rusia… y ademas se pudo aprovechar para enriquecer nuestra cultura gastronomica y aprender nuevos e importantes consejos viajeros.
Pero habia que salir, nuestro visado ruso empieza hoy y todavia tenemos que llegar a Tallinn, asi que cartelico en mano, tocaba pelarse de frio en una carretera helada… Tras saltar de un coche a otro, cuando ya era de noche nos recogio el pollo que vereis en las fotos, eran un grupo de musica austriaco que iban a dar un concierto en Cabo Norte… solo que nadie les esperaba alli… en fin, fue un momento bastante surrealista, aunque no para ellos, por supuesto, que sus ultimos viajes continentales habian sido en tractor y en maquina para limpiar las calles… Como era de esperar, el coche (con un motor disenyado por ellos, y movido al principio por una maquina de quemar madera que remolcaban tras el coche) nos dejo tirados en medio de una carretera letona, a las tantas de la noche y habia que buscarse la vida (recomiendo leer el blog de Fatima si alguien quiere ampliar informacion -link a la derecha- , que la veo totalmente entregada en su narracion).
Al final, el azar quiso que llegasemos a Riga, pudiendo todavia pasear por la ciudad…
Hoy amanecio nevando y lo siguio haciendo a ratos durante el resto del dia, primera gran nevada del viaje y creo que lo hemos llevado con bastante dignidad… pudimos conocer mas profundamente la ciudad y actualizar por la tarde el blog para no ser envidiosos y compartirlo con vosotros, fieles seguidores.
En fin, maniana saldremos hacia Tallinn, ultima etapa del viaje en autostop y ultima parada de la Union Europea, donde llegaremos a tiempo para la quedada mensual de couchsurfers y darnos la merecida despedida antes de entrar en terrenos mas hostiles pero no por ello menos agradecidos…
Besicos para todxs!

Estados Balticos (Vilnius-Riga-Tallinn)
h1

Polonia

1 noviembre 2009

Warszawa (Polska) / dia 15

Hola! Por fin he podido sacar el tiempo y los medios para conectarme y seguir con la historieta…

Varsovia puede parecer a primera vista una ciudad fria y gris, totalmente reconstruida tras borrarse del mapa en la II Guerra Mundial, con amplias avenidas cerradas por enormes bloques de la era comunista y un ambiente algo triste y desolador; pero si recorres sus calles, si buscas un poquito mas a fondo, aparece una ciudad con mucho que ofrecer, con una gran oferta cultural y grandes espacios naturales… fria si que es, y mucho, pero se equilibra con el calor de sus gentes. En definitiva, una ciudad de la que da pena despedirse… Al menos asi me ha ocurrido a mi, y si maniana salgo prontito hacia Lituania, tal y como llevo intencion, la recordare con carinyo durante el resto del viaje.

Voy por orden: hace ya 4 dias que cruzamos la frontera polaca, realizando casi una hazanya viniendo en el dia desde Praga, en una de las jornadas mas largas en autostop, dos coches y tres camiones nos hicieron falta para llegar a Cracovia en la noche. Alli nos estaba esperando Wieslaw, nuestro contacto de couchsurfing (adjunto enlace http://www.couchsurfing.org para recomendarlo al que no lo conozca y le interese participar). Todo fue muy facil:conversaciones, risas, planes… con el y con su companyera de piso. Nos echamos pronto, al dia siguiente era un dia duro: visitamos el campo de concentracion de Auschwitz, en la localidad cercana de Oswiecim; duele ver hasta que punto es capaz de llegar la barbarie humana… no anyadire nada que la mayoria de vosotros no haya visto ya en decenas de peliculas, libros, historias… pero es extranyo estar alli, ni siquiera parece real… pudimos cruzar las alambradas, recorrer los barracones y los crematorios, caminar por la camara de gas y el paredon de ejecuciones… en definitiva, conocer mas a fondo la historia e intentar hacer un vano intento de empatia por todos los que alli sufrieron. Una macabra exposicion de cabellos empaquetados, gafas, zapatos, maletas, fotos… acompanyaba la visita, acumuladas por el regimen del III Reich, que no desperdiciaba nada y las guardaba para ser reutilizadas… Con mal cuerpo, regresamos a Cracovia, que nos recibiria con una cara mucho mas amable, hasta ayer por la manyana que emprendimos rumbo al norte; generalmente no me gusta ir tan rapido por los sitios, pero en este caso es una excepcion. Europa es el medio que me llevara hacia el primer <objetivo> del viaje: San Petersburgo, no es su momento ahora, pero siempre es mejor que tomar un avion, olvidando todo lo que queda por debajo.

Asi que anoche llegabamos a Varsovia, junto al intenso frio que nos acompanya desde que cruzamos a Polonia; hay que acostumbrarse, y me resisto a sacar el abrigo, aunque a veces cueste demasiado… pero esto no es nada comparado con lo que nos espera mas adelante y prefiero hacer esfuerzos de pseudoresistencia.

Ahora tengo que salir, proximas noticias: desde el Baltico!! Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, siento no poder sacar tiempo para contestarlos, pero se agradece mucho recibirlos y anima saber que se me sigue desde tan lejos. Un abrazo!

Polonia (Krakow-Auschwitz-Warszawa)
h1

Atravesando fronteras

28 octubre 2009

Praha, Česká republika / Dia 11

Hace ya una semana y media, mientras sesteaba en el Puerto de Bielsa decidiendome a cruzar la muga y comenzar todo esto, una bandada de buitres volaban alegremente a un lado y al otro del collado, sin prestar la mas minima atencion a las “fronteras humanas”. Me quede  largo rato observandolos y me compare con ellos… me gusto el simil.

Cierto, no me gustan las fronteras, y aunque es evidente que las hay y que son causa de tanto sufrimiento, con este viaje pretendo demostrarme – a mi, afortunado poseedor de carton rojo que pone Europa- que estas son mas laxas de lo que a veces nos parece y que no hay tantas diferencias a ambos lados.

Asi pues, ultimamente me da la sensacion de estar cruzando muchas y muy rapido, no solo las administrativas fronteras europeas -que tambien- pero el lunes, en mi viaje de Zurich a Praga a traves de Suiza, pedacito de Austria, sur de Alemania y Republica Checa, en el que comence teniendo bastante suerte, pero en el ultimo tramo ya me vi obligado a coger un tren -consecuencias de que ahora me anochezca a las 5 de la tarde- me parecio que algo mucho mas importante estaba atravesando: la frontera de lo conocido, pues toda la semana anterior consistio en magnificos momentos entre ciudades y caras familiares que ya todas quedaron atras; la frontera ling:uistica, pues mis conocimientos y estudios de lenguas europeas occidentales me serviran poco o nada a partir de ahora; las diferencias culturales que existiran entre nosotros y los pueblos que ire encontrando en el camino, de los que tantos conocimientos, experiencias y recuerdos pretendere cargar en la mochila (cuando descubra como encontrarles hueco); y la extinta frontera del telon de acero, ya que la herencia comunista -pasada o vigente- me acompanyara durante los proximos meses…

Asi pues, como bien dijiste, mama, el verdadero viaje comienza ahora, mientras la conocida Union Europea se va poco a poco deslizando bajo mis pies.

Suiza (Luzern-Zurich)
Praha
h1

Del Pirineo a los Alpes

24 octubre 2009

Milano, Italia. Dia 6

Sorpresas del camino: lo que previamente estaba proyectado como un viaje para descubrir un mundo desconocido, por ahora està resultando un placentero viaje hacia mi propio pasado.

Tras todas las despedidas espagnolas que tantos momentos agridulces dejaron, ahora es el turno de las europeas. Caras tan familiares en una epoca ya lejana, que no por el paso de los agnos (muchos agnos en algunos casos) han dejado de serlo ìtodo lo contrario! la naturalidad de las situaciones, la alegria y el carigno de estos dias han igualado -si no superado- al de los lejanos tiempos del erasmus en Tours o de la seneca en Tenerife.

Por lo demas, el viaje continua despacito hacia el noreste, a ritmo de autostop, atravesando ciudades ya conocidas de una Europa gris y lluviosa. El miercoles por la magnana sali de Montpellier en direccion a la C^ote d’Azur, pero el azar quiso alejarme del Mediterràneo antes de hora, por medio de un “campeur” aleman que iba hacia Lyon. De repente lo vi claro, era mas arriesgado llegar en el dia pero esperaba que los paisajes bien merecieran la pena: ìentraria en Italia cruzando los Alpes via Grenoble y dormiria en Torino! Dicho y hecho: en un area cercana a Valence puse durante horas todo mi empegno en encontrar a alguien que llevara esa direccion… las buenas personas suelen tardar en aparecer, y en el caso del mejor conductor de este viaje, desde luego la espera merecio la pena. No solo me llevo hasta Grenoble en la furgoneta del trabajo, sino que despues se empegno en llevarme en su coche particular unos buenos km mas alla del peaje para enlazar directamente con la via italiana, solo pude compensarle compartiendo las ultimas lonchas de mi jamon de emergencia… Tras dos cortas etapas con unos jovenes en busca de trabajo en la montagna y un medico cuyo hijo acababa de hacer la vuelta al muno y, todo orgulloso de el me alento notablemente; di con la ultima furgoneta – un comercial de Alcaniz- con el que cruce un nevado Tunnel du Fréjus entre montagnas tan impresionantes que quitaban el aliento (evitare dolorosas e inoportunas comparaciones con mis bien amados Pirineos, que siempre ocuparar un lugar privilegiado), para pisar finalmente suelo italiano y descender los Alpes hasta Torino.

Francesco me acogio con su amabilidad de siempre y me inicio en la mala vida de estos dias (pizza, dulces, café…). Pensando como organizar mi estancia italiana, mis amigos erasmus de Parma me convencieron finalmente para hacerles al dia siguiente una visita que bien merecio la pena, cogiendo el primer tren del viaje; resumen: preciosos recuerdos de una lejana Francia junto a un buen risotto, luego mas despedidas y mas frases bonitas… Hoy tocaron Milano y Francesca -ultima parada italiana antes de cruzar de nuevo las montagnas-, y de nuevo preciosos y esperados reencuentros, con muchas emociones complicadas de describir con palabras en un blog. Tras un intento fallido durante la tarde de cruzar  Suiza, toco disfrutar de la noche milanesa, posponiendo la partida hasta magnana.

Proximas noticias desde el norte

Italia (Torino-Parma-Milano)
h1

Sur la route des vieux amis

20 octubre 2009

Montpellier (Francia)

Al tercer dia, el viaje continua tal y como vagamente estaba planeado, paseandome y preparandome poco a poco, disfrutando de la paz y tranquilidad de lo conocido, mientras discretamente me voy alejando de casa.

Como podreis ver en las imagenes, subimos Puerto Viejo y lo cruce, dando adios a mis amigos acompagnantes y a muchas otras personas que no estaban fisicamente, pero que tambien el domingo tuvieron jornada pirinenca. Bajando el puerto, ya conoci al primer conductor que me acercaria a mi primer destino: Tarbes, incluso desviandose voluntariamente 30 km de su ruta, otro montagnero y sognador preparando su vuelta al mundo para dentro de unos meses. 2 vehiculos mas tarde ya estaba en el centro de Tarbes, donde Alice y Sandy vinieron a recogerme con su camioneta y a ofrecerme la calida hospitalidad que les caracteriza. Noche tranquilita, poniendonos al corriente sobre nuestras vidas, compartiendo proyectos, risas y una rica cena.

Tras un suegno reparador que todos necesitabamos, a las 2 de la tarde mis amigos anfitriones me dejaban sobre el peaje que me acercaria a Montpellier, 400 km, 6 horas y 4 vehiculos me hicieron falta para cumplir mi objetivo de ayer, que merecio la pena con creces. Nada mas llegar, me recogieron Emilie y Hamel para llevarme a una obra de teatro en aleman, subtitulada en frances, dentro del “festival interuniversitaire de la création étudiante”, despues de nuevo cena rica, charlas y descanso.

Hoy llueve en Montpellier, durante todo el dia, aunque eso no nos impidio varias visitas que valian la pena, y un dia caserito de cocina y juegos. Ahora hay otra obra de teatro, tengo que salir. Magnana de madrugada intentare marchar para Milano, larga jornada en medio de la lluvia, deseadme suerte!

Tarbes-Montpellier