h1

E.M.

7 marzo 2011

Margaret River, Western Australia -día 509

Ésas eran sus iniciales. Como tantos otros inmigrantes, venía de lejos; pero a diferencia de la mayoría, él se consideraba muy afortunado, no venía por obligación sino por gusto, no tenía a una familia que mantener ni más responsabilidad que la de saciar su inagotable sed de conocimiento y aventura, venía solo, y la empresa no era fácil.

De South West Australia

Consiguió sin demasiada dificultad un visado de turista que le permitiría la estancia en Australia por tres meses, con la estricta prohibición de trabajar. Algo confuso y desorientado por el abismo cultural que le separaba de la tierra de donde venía, aterrizó en una pequeña localidad situada al norte del país. Se había comprometido con las autoridades estatales a no trabajar, pero no tenía alternativa si quería proseguir su sueño. Pronto se dio cuenta de que el norte no era una buena opción: la temporada baja turística le daba al desierto un aire más desértico, los ciclones y otros desastres naturales de las últimas semanas habían reducido a la nada toda posibilidad agrícola o pesquera. Empaquetó sus escasas propiedades y emprendió el camino del sur.

De South West Australia

Pasaron varias horas de paciente espera en el desierto hasta que apareció Marphey en una vieja ranchera:

-“C’mon, mate! -le dijo, una mano al volante y la otra en la cerveza, a la manera australiana-, has tenido suerte, ¿sabes? le gustas a Samy, es una perra muy protectora, hay autoestopistas que le caen bien y a otros les ladra desde que les ve de lejos.”

Marphey no iba a ningún sitio, o mejor dicho, le daba igual adonde ir, vagabundeaba con su ranchera a lo largo y ancho de Australia, dormía en las áreas de acampada gratuitas, se bañaba en los ríos, y hacía esporádicos trabajos aquí y allá; conocía la carretera mejor que nadie y tenía cientos de anécdotas a lo largo del trayecto. Deberían haber recorrido juntos varios cientos de kilómetros, pero los efectos del ciclón que estaba azotando el noroeste del país no tardaron en dejarse notar, los caminos se inundaron, y toda comunicación hacia el sur del país quedó cortada. Tras horas de espera, Marphey decidió regresar al norte, no sin antes desearle toda la buena suerte del mundo.

De South West Australia

Nuestro protagonista de esta semana pudo convencer entonces a una pareja de jóvenes para que le llevaran a algún sitio, a cualquiera, lejos de esa inhóspita autopista bajo las aguas. Bo y Martin nunca antes habían recogido a ningún autoestopista, de hecho, nunca habían prácticamente abandonado su Perth natal; si esta vez lo habían hecho era exclusivamente por motivos laborales, y ahora su mayor preocupación era poder estar de vuelta en casa, mil kilómetros al sur, a tiempo para la gran fiesta de esa noche; con todas las comunicaciones cortadas, eso iba a ser un problema. Pasaron el día mirando al río que sobrepasaba en 90 cm el punto más bajo de la carretera, y al caer la noche, aceptando que el milagro que esperaban que separase las aguas no llegaría, dieron un rodeo hasta el pueblo más cercano con un nuevo pasajero en el asiento de atrás.

Las constantes lluvias en el interior del país y la vasta planicie que forma la mayor parte del territorio australiano se aliaron para aislar a nuestros amigos en un bungalow de Coral Bay durante los siguientes dos días con sus dos noches. Martin tenía 20 años, era estudiante y vino al norte para acompañar a su mejor amigo; Bo tenía 22, era carpintero y había pasado la última semana trabajando intensamente en la zona industrial de Port Headland amasando una gran fortuna en sólo diez días. Eran buenos chicos, generosos, adictos a los videojuegos y a la falsa idea de la felicidad comprada a golpe de mastercard, llenos de ganas de vivir pero temerosos de conocer el mundo exterior, víctimas del lucrativo marketing de la inseguridad y de sus propios prejuicios racistas, aun siendo ambos hijos de inmigrantes. Eran probablemente el modelo de nueva generación que a no pocos políticos y empresarios les gustaría que formaran la sociedad del mañana: trabaja, consume, trabaja, consume, el mundo es peligroso, compra seguridad, nosotros te la vendemos, la nueva realidad es la que sale por los cables de la Play Station, lo de afuera es falso, peligroso y aburrido… E.M. vio con sus propios ojos cómo Bo derrochaba más de mil dólares en apenas comer y dormir durante esos dos días, y además él fue invitado a aquella bacanal del consumismo; las conversaciones que durante ese tiempo tuvieron lugar, aunque banales y superficiales en contenido, le resultaron casi reveladoras en su intento de comprender mejor a un importante sector del mundo hiperdesarrollado que marca el ritmo al que baila el planeta globalizado del siglo XXI. En la mañana del tercer día, fueron avisados que las carreteras habían abierto de nuevo, y los tres salieron hacia Perth. Por el camino, Bo detuvo su vehículo por iniciativa propia para recoger a otros dos autoestopistas. Quizá no todo está perdido.

De South West Australia
De South West Australia

Nuestro amigo llegó a Perth bien entrada la noche, allí le esperaban otros dos compañeros con los que se debía poner de nuevo en camino, en busca de un empleo ilegal que le permitiera continuar su viaje y su sueño. De nuevo, los comienzos fueron difíciles: durante largos días recorrieron el suroeste de Australia buscando contactos, leyendo periódicos, llamando a los agricultores, presentándose incluso directamente a las puertas de las granjas, estaban dispuestos para todo: bananas, mangos, manzanas, cerezas, pesca… pero al final de cada día, cuando los tres amigos plantaban la tienda de campaña al caer la noche, en la playa o el desierto, bajo un cielo estrellado que los habitantes de las ciudades nunca podrían disfrutar, el panorama parecía más y más desolador; por suerte, la naturaleza todavía era gratis en un estado en el que todo se compra o se vende; y un baño nocturno en la playa o una interesante conversación con buenos amigos hasta bien entrada la madrugada, hacía que a pesar de las dificultades, esta aventura bien estuviera mereciendo la pena.

Vista de Perth

De South West Australia

¡¡¡¡¡Comida gratis!!!!! en las tiendas de 2ºmano

De South West Australia

Comida gratis asada en las barbacoas públicas de la playa

De South West Australia

De South West Australia
De South West Australia

Una tarde el ánimo del grupo cambió: Ulysse recibió la llamada de una amiga suya que estaba trabajando en unos viñedos al sur de Margaret River, y necesitaban más mano de obra. Antes de colgar el teléfono ya se estaban dirigiendo para allá. E.M. todavía no podía permitirse el lujo de alegrarse como sus compañeros, ellos tenían visado de trabajo debido a aleatorios acuerdos entre sus respectivos países con el Gobierno de Australia, pero él no; no obstante, decidió presentarse a probar fortuna, en última instancia y entre la caradura y la desesperación, decidió también presentarse como ciudadano francés, asumiendo las consecuencias. La suerte estuvo de su parte, todos consiguieron el trabajo.

De South West Australia

La jornada comenzaba a las 5:30 am, cuando el frío aún cala hasta los huesos, todos recibían un número y unas tijeras de podar, se colocaban en una línea de parras y empezaban a llenar cubos con uvas y más uvas; con una media de 6 cubos de 20 kg cada uno por hora se reciben unos 15$/hora, y las horas dependen de la parcela que se trabaje cada día, terminando generalmente en las primeras horas de la tarde, cuando el calor ya hace horas que lo exige. El idioma que predomina entre los jornaleros no es el árabe ni el chino, tampoco el bahasa indonesia, tamul o coreano, ni siquiera el inglés. Es el francés; pues la mayoría de los trabajadores vienen de países como Francia y Bélgica, otros pocos son de Italia, Alemania, Inglaterra y sólo uno: E.M, o yo, de España. Estamos contentos aquí, tenemos dentro de la finca un área gratuita para acampar, un baño común con ducha y poco a poco nos hemos improvisado una sala común con nevera y útiles para cocinar; los propietarios han sabido inteligentemente que es mucho más productivo mantener buenas relaciones con los trabajadores y se esfuerzan por mejorarlas; incluso algunos días, tras el trabajo, se sientan con nosotros en la mesa y comparten algunos vinos de antiguas cosechas y entretenidas conversaciones.

De South West Australia

Me pillaron a traición

De South West Australia

Ulysse posando

De South West Australia

En “la peña” de la comunidad

De South West Australia

De South West Australia
De South West Australia

El trabajo, aunque monótono, hasta resulta agradable por un tiempo, y aunque físicamente sea mucho más cansado que el de aquel médico de familia de Alcossebre, en general salgo infinitamente más descansado; y aunque lo salarios no se puedan comparar, éste me parece más “real” y también más justo. Mi “pequeño problema” legal al final no tuvo más consecuencias y lo arreglamos fácilmente con un sencillo chanchullo, y aquí seguiremos muy probablemente durante el resto del mes de marzo hasta que termine la temporada.

La alegría a la salida

De South West Australia

La decepción

Selina -el coche- nos dejó tirados a unos pocos km de llegar a la ansiada finca

De South West Australia

Después, ya se verá… aún no hay prisas para saberlo y entre racimo y racimo tengo tiempo para pensarlo. Esto es una puesta en práctica de mi abstracto concepto de libertad… y me gusta.

De South West Australia

Me he permitido escribir el relato en tercera persona como una más de las miles de historias con cierto parecido que ocurren cada día en todos los rincones del planeta, omitiendo nombres, nacionalidades y circunstancias personales; con la esperanza de que este pequeño ejercicio de empatía nos haga ver más fácilmente las similaridades entre nosotros en lugar de las diferencias,de intentar comprender mejor las dificultades ajenas en lugar de verlas como una amenaza; y aún siendo consciente del privilegio que sigue suponiendo el llevar un pasaporte europeo, quería compartir con vosotros la alegría de saber que otra de estas historias termina con un final feliz.

De South West Australia
Anuncios

8 comentarios

  1. Joder, hace días q no miraba tu blog y veo que más lejos de españa no podías irte… bueno sí, cuando te pases por Nueva Zelanda… XD

    Me alegro q sigas bien, compañero


    • Como me dijo Alcala hace unos meses: adelante, siempre adelante… hacia atras, ni para coger impulso.
      Como estais todos por alla? un abrazo


  2. Me encantó esta entrada compañero. Y totalmente de acuerdo en


    • Jarl, el Internet le debía ir fatal a este chaval, ha salido un no comentario antes del comentario!


  3. ¡Chapeau por esta entrada compañero!

    Y totalmente de acuerdo en que el choque cultural al volver a “nuestros países” es tanto mayor que el de los países “no desarrollados”. Ojalá muchos más viajasen para corroborar eso con sus ojos, quizá la libertad que tan bien transmites en tu blog sería más sentida en esos “países desarrollados”

    Mucha suerte!

    ¡Nos veremos en los caminos!


    • Jajaja, si, definitivamente me creo que paso algo feo entre wordpress y tu, no hare preguntas…
      Gracias por tus comentarios y por seguirme fielmente, seguro que nos vemos!!
      un abrazo!


  4. Adriaaaaan, cada vez eres mas hippie, solo te falta el perro y la flauta, jajajajaja 🙂


    • Te crees que por haber dejado de vivir en una furgoneta tu has dejado de serlo? observate un segundo 🙂 despues mira al rubio de barbaza y rastas que tienes al lado. ahora vuelvetelo a plantear, jaja.
      Un besazo, fatimilla



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: