h1

Darwin: la entrada a Oceanía

5 febrero 2011

 

Darwin, Northern Territory, Australia

-día 485-

No se conformaba Indonesia con haberme ofrecido algunos de los mejores momentos de todo el viaje,  tiene clase, y se marcó el detalle de darme un final a la altura de las circunstancias: con multitudinaria cena de despedida, regalo sorpresa, llamadas de última hora, y emotiva visita sorpresa en la misma puerta de embarque del aeropuerto.

De 18 Australia

2 horas y media después me volvieron a poner los pies sobre la tierra: “Welcome to Darwin International Airport, Welcome to Australia!” Australia… estaba en el último continente que me faltaba por pisar, y con todo lo que tenía por delante, desagradecido yo, seguía con la cabeza puesta en la orilla opuesta del mar del Timor… estrené este nuevo país echándome una siesta de un par de horas tirado en un rincón del aeropuerto, como metafórico anticipo de lo que estaba por venir. Eran las 4 de la mañana y aún faltaban casi 3 horas para que viese por primera vez iluminarse el desierto y las enormes llanuras que se extenderían ante mí.

De 18 Australia
De 18 Australia
De 18 Australia

Puede presuponerse que yo pertenezco a este mundo, que esto es la estandarizada normalidad y un ejemplo a seguir, pero mi cuaderno de viaje es testigo de que recuerdo mi primer contacto con “occidente” como uno de los lugares más extraños que he pisado en todo este viaje (y sitios raros, ha habido unos cuantos). Tras un sueño reparador en el sofá de mi anfitrión -para el que cocino a cambio de alojamiento- , en un barrio residencial a las afueras de la ciudad, me aventuré en el abrasador sol del mediodía con un simple objetivo: buscar comida, tenía hambre; y de paso, curiosear alrededor. Parecía sencillo, en principio. Tras una hora de marcha por monstruosas calles-autopistas sólo había encontrado los más variopintos (léase también absurdos) macrocentros comerciales superespecializados en: barbacoas, bombillas, jardinería o deportes femeninos… nada que se coma. Preguntaría a alguien, pero no hay nadie, sólo enormes vehículos me sobrepasan; si me intento acercar a una de las casas valladas fieros bicharracos vienen ladrando desde que me ven, diversos carteles informan sobre la seguridad, las ventajas de las patrullas vecinales, y me animan a denunciar cualquier acto raro que observe. ¡Bienvenido a Springfield!

De 18 Australia

Ciérralo o piérdelo

De 18 Australia

He querido ignorar el tema precios para no deprimirme más… sí, el precio es por pieza 

De 18 Australia

Pero el haber crecido con Los Simpsons me enseñó que la mayoría de los habitantes de Springfield son buena gente, y entré al taller de un carpintero a preguntar si en este barrio solían comer. Apagó la sierra desde su rincón oscuro y la luz que entró conmigo mostró sus brazos tatuados y su cara rajada, su expresión fue de gran asombro cuando le dije lo que buscaba… se explicó, no estaba cerca, pero existía. Cuando salía por la puerta me gritó:¡hey! ¿Cuánto tiempo llevas en Australia, compañero? -4 horas, le dije. Su rostro cambió, se levantó despacio, y solemnemente me extendió la mano diciendo: Welcome!

De 18 Australia

Que… ya como en casa, si eso

De 18 Australia

Ahhh, feliz reencuentro con mis aperitivos. 16 meses sin probar el queso

De 18 Australia

Darwin es una ciudad costera a miles de kilómetros de cualquier otra ciudad. De hecho, son 4 calles polvorientas que en temporada alta deben acoger bastante turismo, principalmente de mochileros, pero en esta época de lluvias y ciclones, está prácticamente desierta. Sus playas son tan magníficas como desaprovechadas, pues está totalmente prohibido bañarse en sus aguas debido al gran número de cocodrilos y “medusas caja” que viven en ellas, estas medusas siendo el único animal cuya picadura suele conllevar a la muerte entre dos y tres minutos tras el contacto…

De 18 Australia
De 18 Australia
… por eso está todo lleno de piscinas, algunas con olas, simulando la prohibida realidad 

De 18 Australia

Parece hospitalario este sitio, ¿qué hacía yo aquí? En primer lugar, es el vuelo más barato para llegar a Australia desde Asia (Bali – Darwin, 30€), después, era el sitio indicado donde debía comenzar la siguiente aventura que viene por delante: un viaje en 4×4 a través de más de 6.000 kilómetros de desierto hasta Perth, recorriendo las costas del norte y oeste de Australia durante las próximas 4-5 semanas con gasto mínimo, en pleno contacto con la naturaleza (porque ciudades no hay), salimos mañana. ¿Qué cómo surgió esto? Pues improvisado, como todo: hace unas semanas encontré por casualidad en internet un anuncio del propietario del vehículo buscando compañeros para compartir gastos de gasolina, le escribí, hemos ido quedando estos días y organizando superficialmente algunos asuntos del viaje, y el lunes a primera hora cuatro desconocidos empezaremos a circular las embarradas pistas rumbo al sudoeste (aprovecho para disculparme por adelantado por descuidar -aún más- el blog), pero no me os despistéis de las siguientes entradas, las anticipo prometedoras.

De 18 Australia
De 18 Australia

Exposición itinerante de AC/DC. Museo Nacional

De 18 Australia

Puedo acostumbrarme pronto a la Australian way of life

De 18 Australia

Allí donde fueres, haz lo que vieres

De 18 Australia

Por último, el vasto Territorio del Norte en general, y la ciudad de Darwin en particular, son célebres por acoger todavía a una gran población de unas gentes a las que les han robado su pasado y sentenciado su futuro; el pueblo vivo que conserva la cultura más antigua del planeta, una gente que bajo las leyes racistas de terra nullius que se aplicaron durante los siglos XIX y gran parte del S.XX fueron expropiadas de una tierra a la que se sentían tan ligados como a sí mismos, obligados a elegir entre el destierro, la esclavitud o la muerte; el mismo pueblo que vio como los hijos nacidos de parejas mixtas -la mayoría fruto de violaciones por parte de los colonos- hasta 1970 fueron separados de sus familias para ser “reeducados” en misiones cristianas (ver generaciones robadas, en inglés); los Aborígenes australianos e Isleños del Estrecho de Torres, que tantas calamidades sufrieron desde el “descubrimiento” de Australia y asentamiento de los primeros ingleses a finales del S.XVIII fueron poco a poco obligados a retroceder hacia el centro y el norte del país, formando en Darwin una gran comunidad que resulta casi la mitad de la población de la ciudad. Pero como la gran mayoría de las noticias en su historia reciente, esto tampoco es bueno. En la ciudad forman ejércitos enteros de vagabundos, deambulando sin rumbo, mendigando en la calle, muchos de ellos alcohólicos en lamentables condiciones de salud… Por fortuna no todos, algunos salen adelante trabajando y vendiendo sus valiosas artesanías, otros han conseguido integrarse en esta nueva vida extraña y ajena y desempeñan nuevos trabajos en su sociedad, como cajeros de supermercado o conductores de autobús; y aunque la población de Darwin en general está bastante segregada, las horas que paso en los autobuses urbanos, a veces, me dan lecciones de ética y muestras de amor inesperado, que dejan una ventana abierta a la esperanza…

De 18 Australia
De 18 Australia
De 18 Australia
De 18 Australia
De 18 Australia

Imagen recuperada de un museo en Buenos Aires,

perfectamente aplicable en este lado del mundo, y en cualquier otro

De 18 Australia

Anuncios

3 comentarios

  1. Gracias!!!!


  2. Como estamos figura veo que algo mas delgado (Algo mas delagado yo diria que bastante mas) hace algun tiempo que te voy leyendo cosicas por este blog y ahora me he decido a escribirte una respuesta a tu entrada, ahora que entras en una isla que algun dia me gustaria conocer, pero… ¿Como te va? Espero que todo te vaya excelente, que sepas que desde que dejaste de levantar El pais dejo de ser regalado, debiste de dejar huella jajajaja; disfruta de esa tierra que debe ser maravillosa ¿no? y ten por seguro que desde aqui yo te sigo leyendo si algun dia vuelves por tu nacion (Aunque seas del mundo) o por Zaragoza avisa para por lo menos darte un fuerte abrazo.


    • Qué bien saberte también “al otro lado”, hace tiempo que no sabia nada de ti. q tal por allá, como va todo? si, mi garita de El Pais tiene que estar muy solitaria sin el corrillo de los cafes de sobremesa… una lástima, espero que mi suplente sepa dar la talla y montar esas tertulias masivas de gente que buscaba cualquier excusa para no entrar a estudiar. Un abrazo y suerte



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: