h1

Navidad toraja

5 enero 2011

-Publicado en el día 446, escrito un 28 de diciembre…-

El primero del año y ya vamos con casi dos semanas de retraso… mal empezamos. Las culpas, a las conexiones indonesias.

De Sulawesi

Aviso: Las imágenes que se mostrarán a continuación pueden herir la sensibilidad de algunos lectores. No, aún no van a publicarse desnudos del autor del blog; igualmente, son unas fotografías bastante duras.

De Sulawesi

Pasaron a recogerme a las 8, pero yo ya estaba listo mucho antes, -primero tenemos que ir al mercado, tengo que hacer una última compra – me dijo Siska. El mercado bullía de actividad desde primera hora, es esta una época de ceremonias y el negocio más lucrativo del país toraja estaba en pleno apogeo.

PUBLICIDAD

No lo abandones, él nunca lo haría (versión aviar)

De Sulawesi

¿Pican u qué?

De Sulawesi

    • ¿Cuánto por éste?

    • Dos millones setecientas mil.

    • ¿Y éste?

    • Dos millones.

    • Te doy millón y medio.

Se quedó la cosa en millón setecientas (algo así como unos 150 €). Es un tío lejano -me explicaba después- pero lo tengo que llevar por compromiso, ellos también trajeron un cerdo para mi padre, ¿sabes?

De Sulawesi
De Sulawesi

Y mientras el animal se acomodaba en el maletero del coche, pude darme una vuelta por allí: cerdos y búfalos se promocionaban, vendían y compraban como quien se baja a la frutería: “y me pondrás estos diez cochinicos también, ¡ay que majos tienes hoy los búfalos, me llevo tres!”. ¡Ah! El búfalo… el animal sagrado por excelencia entre los torajas, simboliza fuerza, poder, una familia es más poderosa cuantas más cabezas posee; de hecho, sus cornamentas se apilan una sobre otra en las fachadas de sus psicotrópicas casas, cuyos tejados también tienen la forma de cuernos de búfalo (o de barco, según se mire, que pa’ gustos, colorines).

De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi

El pueblo entero era una fiesta, centenares de personas reían, cantaban, música, cachondeo… yo, nada más salir del coche, sin explicarme muy bien cómo, me vi subido de un salto en un árbol mientras presenciaba la estampida de un verraco del al menos 300 kg, detrás un buen puñado de hombres, entre risas, corrían tras él. El nuestro, pobrecico, empezó a gruñir como un loco… se la veía venir. Sabía que él era nuestra ofrenda para el difunto.

    • Perdona, ¿qué has dicho?

    • Difunto.

    • Espera, me he perdido, ¿cómo que difunto?

    • Pues claro, difunto… ¡ay, qué tontería! Olvidé mencionar que había sido invitado… a un funeral.

De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi

Para los toraja que viven en las altas montañas del interior de Sulawesi, la muerte es más importante que la propia vida, de hecho, se vive preparando la muerte… y el día que llega, es la ruina de toda la familia. Todo tiene que ser perfecto, y eso lleva su tiempo, así que hacemos que aquí no ha pasado nada y el cuerpo sigue viviendo en la casa sin que el personal se inmute, tumbado en la cama, con la tele encendida, y las visitas deben pasar a saludarle y pedirle permiso antes de abandonar la habitación (como después de haber estudiado sin falta de escatológico detalle la descomposición de los cadáveres todo esto me parecía un poco raro, preguntando aquí y allá acabé sabiendo que se le inyecta el extracto de una planta que crece en esta tierra, y así se puede mantener intacto por meses o años).

De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi

Y así hasta que la familia, dilapidando los ahorros y esfuerzos de todos los hijos, primos, sobrinos, conocidos… puede juntar el dineral necesario para ofrecer al difunto un entierro a la altura de su casta, y en función de ésta va determinado el número de cerdos y búfalos que se tienen que ofrecer en la ceremonia. Teniendo en cuenta que un búfalo de buen año suele salir por unos 10.000€ al redondeo, y que caen unos cuantos, echad vuestras propias cuentas.

De Sulawesi

A ésto se le añade alquilar la carpa, el equipo de sonido, preparar el cotarro, los trajes… vamos, que has pringao, ya puedes ir olvidándote de ese coche que pensabas comprarte, o de aquel viaje que habías estado preparando, ¿te gusta ese nuevo móvil, eh? pues te aguantas, aquí apoquinamos todos… por si la presión social no es suficiente, el fiambre y el resto de ancestros lo están observando todo con detalle, y como a una familia se le ocurriera racanear, se desatarían consecuencias y venganzas desde el más allá. Quedan avisados.

Los asistentes también deben colaborar, por el honor de cada familia como cité anteriormente, y gran parte del funeral consiste en un señor con micrófono que va cantando qué familias han ofrecido tal o cual número de animales. Idem, el que se presente de gorra se convertirá en la comidilla de todo el país toraja. Y después, parte de los animales son sacrificados y todos a comer y beber como si no hubiera un mañana…

Y así durante dos, tres, cuatro días, o una semana, dependiendo de la casta a la que perteneciese. Después, el féretro es portado por los asistentes y depositado junto a sus más significativas posesiones y riquezas a la entrada del pueblo, al fondo de una cueva, en lo alto de un risco… también depende; algunas personalidades importantes incluso se hacen construir una réplica suya en madera que se sitúa a la entrada de la cueva, custodiando la entrada. (Todo esto y muchas cosas que no escribo es el resultado de arduas investigaciones y cientos de “y por qué, y por qué, y por qué…”, aún así, sigo hecho un lío, la cosa resulta confusa).

De Sulawesi
De Sulawesi

Darse una vuelta por Tana Toraja resulta un viaje a un mundo paralelo, a un sueño incomprensible y morboso, entrar en una película de David Lynch… entre verdes y escarpados picos, potentes ríos y terrazas de arroz se encuentran centenares de cuevas llenas de cadáveres, algunos fresquísimos y otros formando pilas de huesos, los bebés son colocados en los huecos de los árboles y desde las montañas observan familias enteras de madera.

Seguidme, por favor

De Sulawesi

De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi

Tuve la suerte de haber podido conocer todo esto de la mano de Siska y Ardi, que desde que llegué a Rantepao un 24 de diciembre, algo nostálgico y perdido, no sólo me invitaron a su casa para cenar con su familia en Nochebuena, sino que me enseñaron a fondo su tierra y su cultura, me invitaron a asistir al funeral como otro miembro de la familia (el mayor evento en la región, por el que los turistas pagan fortunas) y me presentaron a gran parte de un pueblo que, tan sólo al cabo de unos días, me hizo sentir ser uno más.

De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi
De Sulawesi

Y detrás de esta descripción tan gore, están los toraja, uno de los pueblos más hospitalarios y entrañables que he encontrado en este largo camino, culpable de que me esté planteando perder, por conocerlo más, un barco y un avión que me alejarían de Sulawesi por mucho tiempo, camino de otras islas más al sur. Y ya llevo días aplazando una decisión que deberé tomar mañana como tarde.

¿El desenlace? En la próxima entrada. No me os despistéis.

 

 

De Sulawesi
Anuncios

6 comentarios

  1. qué chulada.


  2. La entrada ha sido bestial que imagenes y que historia.
    Para hacer una pelicula y presentarla en Sitges.
    Cuidate y muchos besos


  3. Que buena, para variar yo tengo una entrada similar, tambien de Indonesia, pero en otra isla. Me he quedado con la curiosidad de saber que donacion hiciste tu, jajajaj, quizas se oyo un: y el agarrao del mister no ha apoquinado naaaaaa! Y tu ahi todo sonriente, ya soltariar un pollico al menos o que??
    Un beso desde el odioso y lluvioso mundo de las cerezas, tras 8 horas bajo la lluvia creo q me espera una de fiebre…


    • Jajaja, el mister intento contribuir con algo ligero pero la familia que le invito no se lo permitio. Aqui no hay pollos, van a lo grande.
      Feliz libertad cerecil (desde el futuro)


  4. Morir, celebrar una fiesta con multitud de familiares y amigos y quedarse formando parte del entorno…
    No parece mala alternativa a nuestros oscuros,quejumbrosos y plañideros funerales.
    Un besazo.


    • Muy cierto, y muy curioso que no es un ejemplo aislado, para muchas culturas la muerte es una fiesta… a veces deberiamos dejar de mirar nuestro ombligo y fijarnos un poco en los demas, verdad? besos



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: