h1

Entre el infierno y el cielo

11 junio 2010

Dharamshala, Himachal Pradesh (India)

-dia 237-

Delhi: el caos y la locura, la vida al extremo, al extremo de la capacidad de sobrevivir a cualquier precio, al extremo de las temperaturas mas sofocantes que uno pueda imaginar, al extremo de todos los extremos: donde la miseria mas absoluta convive junto a la mas ostentosa de las riquezas, no existen distancias entre ambas, a veces ni siquiera hay barrera alguna, pero todos perciben un infinito abismo, tan grande que serian necesarias varias reencarnaciones y un buen karma para poder salvarlo; solo unos pocos afortunados como nosotros podemos saltar de un lado al otro casi sin darnos cuenta, y a veces creo incluso que solo nosotros podemos mirar directamente a todas las caras de este complejo pais. Tampoco hubo amigos en esta inhumana capital, me parecia que ni siquiera existian las buenas intenciones, siempre afloraban intereses ocultos o manifiestos detras de cada acto: una sonrisa, una mirada, un apreton de manos, una larga conversacion amistosa… acababan llevandome o intentandolo sin excepcion a la tienda del colega o a una agencia de viajes para procurar extraerle unas rupias a las escasas buenas acciones que Delhi veia… Se que soy injusto contigo, que no te he conocido bien, que he tenido mala suerte… pero esta ha sido mi impresion de la ciudad mas dura que se me ha presentado a lo largo de todo este viaje.

Memorial de Gandhi

Delhi fue la union de varias ciudades vecinas cuyas principales obras arquitectonicas datan de la era del imperio mogol, como el Fuerte Rojo y la Jama Masjid; tras varias revueltas en Bengala, y temiendo los ingleses al fantasma de la independencia trasladaron la capital desde Calcuta, y como no les gustaba se construyeron aqui una ciudad que les parecia mas hecha para ellos: New Delhi, una urbe moderna de grandes avenidas y lujosas plazas, lejos de las callejas en ruinas de Chowri Bazaar y Paharganj.

Jama Masjid

Cinco dias tuve que pasar alli, el tiempo justo de tramitar mi nuevo visado chino en el hotel mas lujoso que mis pies han pisado nunca (y probablemente que pisaran… hace falta aclarar que yo me alojaba en un tugurio? que solo fui alli a discutir con chinos? no, verdad?), aprovechando tambien para despedir a varios viejos amigos de este viaje que el azar metio durante la misma semana en diferentes aviones de vuelta a sus casas (buen regreso!). Por otra parte, el intenso calor que no daba tregua ni de dia ni de noche, el polvo, la contaminacion, la insistencia de todo el mundo y el acoso constante de intermediarios, chanchulleros, timadores y demas personajes cotidianos supero mi capacidad de aguante y, por primera vez en este viaje, senti y reconoci mi derrota y mi incapacidad de hacerle frente. No habra mas asaltos, Delhi, no si puedo evitarlos.

Hotel donde se hacia el visado chino
Calle de Paharganj
Cartel de aviso a extranjeros. Estacion de New Delhi

A 500 kilometros hacia el oeste en un vagon sleeper class encontre la antitesis de todo esto: Amritsar, en la frontera indopakistani, es el centro religioso del sijismo. Los sijs (o sikhs), esos celebres personajes ataviados con turbante, barbas y cuchillos, lanzas o espadas ya los conocisteis en mi anterior entrada sobre Calcuta.

Pues bien, forman una importante secta repartida por todo India y el resto del mundo, pero su residencia tradicional ha sido siempre el Panyab, ahora separado entre India y Pakistan; sus origenes se remontan al siglo XV, cuando el guru Nanak propuso una reforma mas justa de la sociedad, rechazando el sistema de castas y los privilegios de los brahmanes en las ceremonias religiosas, asi como promulgando la igualdad entre todos los seres humanos independientemente de sus creencias religiosas y nivel social. Sus seguidores aceptaron su indumentaria y algunos de ellos se convertirian en una elite de bravos guerreros de vida pura y estrictos codigos morales famosos en el mundo entero que extenderian el mensaje. Resultado: los molieron a palos; todos sin excepcion: hindus, afganos, mogoles… aparecen en cuadros y grabados cortando sus cabezas, cocinandoles en ollas (no es cogna aunque lo parezca) y sometiendoles a todo tipo de torturas, que riase usted de la Santa Inquisicion, a lo largo de los ultimos siglos. En 1919 a los britanicos les gusto la idea y continuaron con el ejemplo, vanagloriandose de su punteria al provocar 1.400 heridos graves y muertos con unicamente 1.400 balas en una manifestacion pacifica pro-independencia en Amritsar; el general Dyer fue condecorado por ahorrarle gastos a la Corona, y este hecho propicio que cientos de miles de personas empezaran a seguir a un tal Mohandas Gandhi que empezaba a darse a conocer y a su movimiento no violento por la independencia del pais.

Tras ella, la particion condeno a muerte el Panyab, separado entre dos naciones enemigas que se masacraban a uno y otro lado de la frontera, frustrando ademas los suegnos de los sijs de crear su nacion del Khalistan. Pese a la represion, estos suegnos continuaron, y en 1.984 el Gobierno de Indira Gandhi (que nada salvo el apellido compartia con el Mahatma) cometio un error imperdonable: bombardeo el Templo de Oro matando a centenares de sijs que se habian encerrado pacificamente en su recinto mas sagrado (aumentando a millares tras las protestas que le siguieron). Meses mas tarde, la misma presidenta fue asesinada por dos guardias de su escolta… sijs!, provocando mas persecuciones y mas muertes.

Con esta dura historia, todavia me resulto mas extragnable y sorprendente el haber encontrado en Amritsar un lugar donde generosidad y carigno se derrocha en cada acto; me enternecio vivir como por una vez, una religion parece consecuente con sus principios y ver como desde su cupula se practica esa igualdad entre los seres humanos que los diez gurus del sijismo han ido predicando a lo largo de los siglos… Para haceros el simil quiero que ahora todos penseis en vuestro lugar mas especial, real o imaginario, aquel al que algunos de vosotros acudiriais a buscar ayuda, a reflexionar serenamente o incluso a dar las gracias; y una vez visualizado invitarais a los miles de peregrinos, viajeros, vagabundos y turistas de todas las etnias, clases y religiones que diariamente se dan cita para disfrutar de el, ser alojados y recibir uno o varios platos de comida, todo gratuitamente, o mas bien a cambio de una donacion voluntaria para su mantenimiento, que por otra parte nadie vigila… en eso mismo pensaba mientras hacia fila junto a otros cientos de personas, bandeja en mano, mientras esperabamos recibir nuestra racion arroz con verduras y chapatti; y tambien cuando dormia junto al resto de compagnerxs, en el lugar mas cercano a la utopia que he estado nunca.

Templo de Oro

Una cantina servida y organizada por voluntarixs de todas las edades, bajo el siguiente slogan

alimenta cada dia a unas diez mil personas; otras tantas duermen bajo su techo, y cuando este se llena, bajo las estrellas que iluminan el Templo de Oro -maravilla arquitectonica que dicen que se llama asi por estar recubierta de tropecientas toneladas de oro, pero yo creo que el nombre le viene de lo que se vive a su alrededor-; el ambiente que alli reina os lo podeis imaginar (resumiendolo mucho, algo asi como el ejemplo opuesto de Delhi) yo mismo, alli solo, despues de andar charrando con el uno y con el otro, termine en el cuarto de descanso de los centinelas que me invitaron a chai y kiir, sentado en la alfombra junto a uno de sus sabios… un pugnado de buenas experiencias mas ocurrieron alrededor del estanque sagrado del Amrit Sanovar, pero preferiria que alguna vez os sintierais invitadxs a sentaros a la mesa y disfrutarlo por vosotrxs mismxs… Dicen ademas que los sijs intentaron tomar las mejores virtudes de distintas religiones, mi reflexion es que nosotros deberiamos adoptar cuanto antes las mejores costumbres que los sijs ofrecen.

Cocina
Albergue

Y aun hubo mas, me contaron que Amritsar se guardaba otra sorpresa. A la salida de la ciudad se halla la frontera con Pakistan, y cada tarde a las 5 y media tiene lugar un espectaculo unico en el mundo, mucho mas digno de los Monty Phyton que de dos paises que se odian: cuando cierra la valla fronteriza los anfiteatros a uno y otro lado se empiezan a llenar: superpoblado del lado indio, mas escaso y separado por sexos el del lado pakistani; y mientras desde este ultimo se escucha una solemne musica islamica los altavoces indios aporrean con las canciones mas modernas que el joven publico asistente no duda en bajar a la zona aduanera y bailar en una especie de coreografia bollywoodiense; pero ensegnar a los aburridos pakistanis lo bien que nos lo pasamos aqui es solo el principio… Un animador a cada lado de la frontera excita al publico ya calentito, y mientras aqui se grita furiosamente: “Hindustan!”, desde el otro lado nos responden: “Pakistan!”, y mas cosas que no entiendo… Enormes banderas son desplegadas en ambos lados y nignos euforicos hacen fila para correr con ellas bajo los gritos de un publico sumido en un enfermizo fervor patriotico.

Ahora los soldados pasan a ser los actores principales de un show que es cada vez mas surrealista: nada menos que una competicion a ver quienes son capaces de gritar a pleno pulmon durante mas rato, con un publico que ya a estas alturas esta completamente loco; justo despues del alarido los soldados van desfilando levantando los pies a la altura de sus cabezas hasta llegar uno por uno al punto desde donde se debe arriar la bandera que se volvera a alzar a la magnana siguiente… Me perdi el final de esta demencia; de repente desde el desierto se levanto una impresionante tormenta de arena que oscurecio el dia por completo, derribo arboles y saco a la gente de su psicosis nacionalista, que huian despavoridos. Surrealista final para una surrealista funcion entre dos grandes potencias con dos surrealistas bombas atomicas apuntandose entre ellas.
Y la Cachemira? Bien, gracias, y usted?

Anuncios

2 comentarios

  1. Ala que ya falta poquico para reencontrarte con la Maribel y el Pascual 🙂 En un par de dias comienza mi retiro (curso de meditacion), ya te contare! Besicos!


  2. Hola Adrian! Lo primero de todo,ponerte falta por tardar tanto en actualizar y dejarme sin viajar en estas ultimas semanas! menos mal que ahora Fatima se esta portando…
    Me parece impresionante la energia que tienes,la forma tan autentica que tienes de viajar y mil cosas mas.Ojala hubieramos coincidido,pero no pasa nada pq ya sabrás que tenemos Africa pendiente dentro de un tiempo.
    Sabes que los sijhs son el tercer grupo religioso mas grande en el mundo?A nosotros nos acogio uno de ellos en Malasia durante tres dias,y entiendo perfectamente todo lo que escribes sobre ellos…recordandolo el otro dia seguimos sin creernos cómo nos trató.Tengo ganas ya de saber como te fue por el sur de India,seguro que mucho mas traquilo y descansado,auqnue el norte hay que verlo auqnue sea una vez en la vida eh? No me quiero imaginar como te vas a disfrutar dentro de poco las islitas y esas cosas.
    Un abrazo fuerte,con admiración, sigue asi.

    pd;si Delhi con 50 grados,despues de los meses que llevas fuera no te hubiera agotado,por fin habria llegado a la conclusion de que tomas alguna sustancia estupefaciente ilegal,ahora lo sigo pensando pero me dejas por lo menos con alguna duda.
    Gerardo



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: