h1

Emociones, fronteras y aventuras

9 diciembre 2009

Rural, aislada, arida, solitaria, congelada, entranyable, inolvidable isla… era la remota isla de Olkhon, en en Lago Baikal, que os anunciaba en la anterior entrada. Ahi tuve mi reencuentro con la tan ansiada naturaleza tras visitar una Rusia predominantemente urbana, ahi queria decirme adios el pais que me habia acogido durante el ultimo mes, y ese olvidado punto habia sido el elegido para cumplir esos 25 anyos tan particulares que espero recordar toda la vida.

De Rusia IV (Lago Baikal)
De Rusia IV (Lago Baikal)
De Rusia IV (Lago Baikal)
De Rusia IV (Lago Baikal)
De Rusia IV (Lago Baikal)
De Rusia IV (Lago Baikal)

Entre calles de tierra y casas de madera, vacas, caballos, pollos y amable gente -con la que desgraciadamente, y es la lacra que hemos arrastrado durante todo el pais, sentimiento que aun seguira por muchos meses, no podemos comunicar- llegamos al albergue de Nikita, campamento ecologico pionero en la region que esta realizando un desarrollo turistico respetando la naturaleza del lago y proporcionando una alternativa a los habitantes de la isla. Fatia, junto a Pierre y Eva (dos sonyadores que llegaron hasta alli siguiendo la via del sur, atravesando los Balcanes y Ucrania) me regalaron un precioso paseo nocturno junto a la playa congelada, una osada e improvisada escalada a una roca impresionante de supuestos poderes chamanicos, una hereje incursion a la cueva sagrada que la atravesaba, y las mas bonitas conversaciones refugiados del viento a su salida, con una improvisada botella de cognac con mucha historia, y la luna llena reflejada en el lago como escenario.

Pero ese lago aun tenia mucho mas que dar… al regresar, de madrugada, Fatima inicio uno de los regalos de cumpleanyos mas bonitos que he recibido nunca, o quizas llego en el momento mas oportuno, la cuestion es que a lo largo de todo el dia iria recibiendo mensajes de personas muy importantes (algunas de ellas realmente inesperadas) entregados ademas en los lugares mas impresionantes, lo que los convertia en aun mas especiales. A todos los que habeis hecho esto posible, mil gracias, esas notas pasaron inmediatamente a formar parte del viaje, tanto de manera fisica como de esa otra que no se puede meter en la mochila.

De Rusia III (Siberia)

El broche lo puso una tarta sorpresa hecha por el personal del campamento con una vela reciclada del cumpleanyos de Fatima, varias fotos del lago que me dio Nikita, la ultima “banya” y un paseo nocturno precioso intentando asimilar todo esto y grabarlo en la memoria. Y sin dejar el tiempo necesario a las emociones y a la nostalgia, el visado ruso -que no entiende de sentimientos- nos expulsaba del pais. Haciendo escala en Ulan-Ude (capital de Buriatia) abandonamos un pais al que entramos con precaucion y del que salimos ya echando de menos.

De Rusia III (Siberia)

Y por fin llegamos a la frontera… y la cruzamos, si senyor!! Fin del juego, con victoria a nuestro favor! Tras un mes jugando al gato y al raton con la policia rusa, cruzando las calles como hacen los peatones civilizados, procurando llamar la atencion lo menos posible (que ya es dificil) y buscando desesperadamente un sello en nuestra tarjeta de inmigracion que solo conseguimos dos dias antes de la partida, pudimos abandonar Rusia sin pagar prenda (consistente en 250 euros y problemas en solicitar nuevo visado), todo por un absurdo olvido burocratico… pero de nuevo el azar se sentia a gusto a nuestro lado.

Siempre que uno cruza una nueva frontera aflora el sentimiento de encontrar al otro lado ese pequenyo “noseque” que se esta buscando, y en la de Mongolia pude vivir eso con gran intensidad. Las estepas desiertas que se avistaban al horizonte, eran Mongolia! Y yo estaba alli!! La cima que dividia ambos paises lo cambiaba todo: el paisaje, el idioma, la gente, los pueblos… y yo, que estaba medio desprevenido, deje que ese cambio me agarrara tambien; y de pronto senti que el viaje se apoderaba de mi, y que yo tambien formaba parte de el… que en ese momento ambos eramos uno, y me susurro que lo seguiriamos siendo por mucho tiempo mas. Mientras, fuera: la nada. Una exotica y maravillosa nada, no creais. Estepas heladas y nada mas, a veces interrumpidas por una manada de caballos, pueblos nomadas de yurtas o “gers” o incluso camellos sobre la nieve. Al fondo, montanyas. Asi el bus recorrio seis, ocho, diez! horas por la unica carretera que comunidaba el norte con la capital, hasta que llegamos a Ulaanbaatar.

Ulaanbaatar es una ciudad de un millon de habitantes en un desierto pais de solo dos millones. El centro urbano esta formado de antiguos bloques sovieticos y modernos edificios comerciales, paranoicas masas usando mascarilla, hielo, imagenes que anyoran a Genghis Khan y a la epoca imperial, atascos costantes y una gran contaminacion puede ser la descripcion de un primer vistazo . La temperatura esta oscilando entre -15 grados de maxima y -25 de minima, -ahora , que  segun nos cuentan aun no ha llegado el invierno- y fuera de esas cuatro calles que pretenden formar la Ulaanbaatar moderna, se extiende la verdadera capital, esa del millon de habitantes, esa esencia rural que caracteriza a Mongolia. Asi, por las nevadas montanyas que rodean la ciudad se extienden las barriadas de gers, a imitacion de las favelas brasilenyas, en un ambiente tranquilo y familiar. Entre estas calles de tierra habitadas por los vecinos, las vacas, los monjes budistas y algun turista perdido, a veces pueden aparecer de la nada magnificos monasterios budistas y otros tesoros ocultos.

De Mongolia I
De Mongolia I
De Mongolia I
De Mongolia I
De Mongolia I
De Mongolia I
De Mongolia I
De Mongolia I
De Mongolia I
De Mongolia I

Y esta ciudad, con un fuerte sabor asiatico escondido tras el cemento y el aire irrespirable me ha retenido durante una semana, descubriendo, poquito a poco, conociendo a locales y viajeros, divirtiendome y aprendiendo. Y manyana ya le digo “hasta pronto”, me marcho con un pequenyo ejercito de viajeros curiosos a la conquista del desierto de Gobi  durante la proxima semana, asi que no espereis mas noticias (lo que no implica forzadamente que mientras no podais ir escribiendo cualquier cosa que se os ocurra); pero tranquilos, que para despues de estos dias un tanto guiris donde andare incomunicado, ya he amenazado con volver, y a Mongolia todavia le queda mucho que ofrecer.

Anuncios

7 comentarios

  1. Bueno, tras muchos dias de vagancia, aqui va una nueva.
    2 cositas a anyadir: he completao la entrada anterior con unas cuantas imagenes que os debia, y dos: si alguien esta tan interesado en seguir la aventura en directo, podeis contactarnos (durante el mes que estemos en Mongolia) en el 00976-95981257
    Besicos y sonrisas,
    Adrian


  2. He estado un poco desconectada de tu maravilloso viaje y hoy que he conseguido un poco de tiempo, a base de quitarselo a la comida, no he podido dejar pasar seguir tus aventuras por el lejano este. Y por cierto, aunque con bastante retraso, aprovechar para felicitarte, será imposible que se borre de tu memoria los 25, aunque seguro que encuentras la manera de que el próximo cumpleaños sea igual de interesante o más.
    Me parece sorprendente todo lo que eres capaz de hacer y de una forma especial, nos haces participar a los demas de tu viaje y tus experiencias, me encanta leerte y ver las fotos, te lo agradezco de corazón. Espero que la suerte continúe a vuestro lado todo el viaje, estoy segura de que así será, porque os mereceis que salga bien. Será cosa del aura, atraes a las buenas personas.

    Viele liebe Gruße und viel Glück!


    • Muchas gracias por tus palabras, Yoli. Leer comentarios asi motiva muchisimo para continuar escribiendo este cuaderno de viajes, que no siempre es facil, y que es bonito cuando lo hacemos entre todos.
      Un abrazo enorme y pasa buenos dias! No me puedo entretener mas que salgo para Beijing en 2 horas, cuidate mucho!


  3. tromco, felicidades, q se me había pasado por completo… ya me perdonarás 😦

    me alegro q t siga yendo bien ahora cada vez más lejos.

    besicos


  4. Adrián, me encanta como escribes! Desde luego el viaje que estais haciendo ha hecho que me entre un gusanillo en la tripa por indagar esas tierras… e incluso tal vez en pleno invierno… jajajaj Pero no sé con quién iré ni cuando porque Gerardo cada vez que lee las cifras se pone enfermo… y mientras yo aquí en la selva con 100 picotazos en cada pierna, 20 en el culo y 40 en cada brazo, rezando porque el dengue no se instale en mis hematíes… los necesitaré cuando suba a la Paz mañana!

    Os sigo de cerca. Un abrazo. Me acuerdo mucho de vosotros. Ah! y dile a Fatima que le pasaré una foto de los flamencos de cerca… pero que va a flipar cuando le enseñe las de las pampas…

    MUUUUUUUAK pareja!


  5. Hola guapo,¿ donde estaisssss? En el desierto del Gobi ¡No? Echamos de menos tantos dias sin noticias vuestras, que no veas como seguimos cada dia sabiendo que vais a estar una semana incomunicados, pero se nos hace ya muy largo, espero que no esteis congelados.
    Seguir escribiendo que viajamos toda la familia con vosostros. Muchos besos y cuidaros mucho


  6. […] yo. Veintiséis. Fantaseo evocando este último año y me da vértigo… ¡Y qué diferencia con el “veinticinco”!: todos cubiertos de ropa bebiéndonos una luna llena helada sobre el Baikal. Hoy no están Pierre […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: